Violento robo de motochorros en Glew: arrastraron a una mujer para robarle la cartera

Las imágenes son impactantes. Mientras uno de los ladrones aguardó arriba de su moto, el otro forcejeó con una mujer que se resistió a entregarle sus pertenencias. Así, el delincuente la arrojó al piso, la arrastró y le robó. La escena duró segundos y quedó registrada por las cámaras de seguridad de la zona, en la localidad de Glew, zona sur del conurbano.

El hecho ocurrió el 17 de junio a las nueve de la mañana, cuando una mujer iba a tomar el colectivo para ir a su trabajo. La víctima caminaba por la calle Soldi, cerca de la estación de Glew y en ese instante fue atacada por dos motochorros.

La mujer, de 27 años, según informaron, intentó evitar que le robaran la cartera y fue arrastrada por la vereda. La violenta escena fue filmada por una cámara de seguridad y en las imágenes se la puede ver forcejear con uno de los delincuentes que después de romperle la cartera logró robarle sus pertenencias.

“Vi de reojo que uno bajaba de la moto y directamente me agarró la cartera. Yo la tenía cruzada y me empieza a tironear. En ningún momento me solté”, contó la mujer en diálogo con el portal De Brown.

De esta forma, el ladrón que tenía tapada la cara con un barbijo, la tomó, la arrojó y luego la arrastró por la calle. Como se ve en el video, en medio del forcejeo, la cartera de la víctima se rompió y sus pertenencias cayeron en la vereda. En ese momento, el delincuente vio su oportunidad, las tomó y rápidamente se subió a la moto conducida por su cómplice. Así, ambos huyeron de la escena.

Cuando vi el video fue que me di cuenta que me había arrastrado porque en ese instante no me había dado cuenta. Realmente no pensé en nada en ese momento”, relató víctima días después del hecho a ese portal zonal.

Y siguió: “Ya hace unos meses en la estación de Banfield me habían arrebato el celular de la mano. La verdad que a mi me cuesta mucho comprarme las cosas y este teléfono que tenía es nuevo”.

A pesar de la cuarentena, los hechos de inseguridad se apilan. Pocos días atrás, ocurrió un hecho similar. Una enfermera de 46 años fue brutalmente golpeada por dos delincuentes a bordo de una moto, que la atacaron en Bernal Oeste, la noche del jueves 4 de junio, mientras regresaba de su trabajo poco antes de la medianoche. La víctima sufrió golpes de puño y patadas hasta quedar inconsciente, tal como se registró en varios videos difundidos en las redes.

Los motochorros la interceptaron con el objetivo de robarle sus pertenencias, entre ellas el celular, dinero y hasta sus zapatillas. El violento episodio ocurrió en la calle Zapiola, entre Viejo Bueno y Smith, a pocas cuadras de la clínica en la cual trabaja.

La mujer fue sorprendida por los delincuentes que, sin decir una palabra, la golpearon en el rostro y luego la patearon en el suelo, mientras se encontraba completamente indefensa. En otro de los registros se observa cómo escaparon rápidamente, apenas segundos antes de que un patrullero llegara al lugar para socorrer a la trabajadora de Salud que yacía en la vereda.

“El móvil me llevó al hospital para que me hagan las curaciones y después a la comisaría para hacer la denuncia”, relató la mujer, quien en diálogo con TN agregó: “Es el camino que hago todos los días para volver a mi casa”.

Al momento del robo, la víctima también sufrió la pérdida de sus documentos. Luego de recuperar la conciencia, los médicos le comentaron lo que había sucedido sin que ella pudiera recordar en qué momento y bajo qué circunstancia la golpearon de tal manera. “Me quedé con intriga de saber lo que me había pasado y, aunque me dijeron que me iba a hacer mal, decidí ir a la fábrica a pedir las imágenes de las cámaras de seguridad”, sostuvo la mujer.

“Estamos todos asustados, no es el único caso: esto pasa una o dos veces por semana. Queremos seguridad. Ya no sé en quién confiar. Cuando tenga que reincorporarme al trabajo, no sé cómo voy a hacer. Es el camino que hago todos los días, ya hasta la policía nos da miedo. Tengo terror”, reveló la víctima.

La mujer sufrió heridas en su rostro, hematomas en varias partes del cuerpo y otras cortantes en la cabeza producto de un golpe con la culata del arma, las cuales debieron ser suturadas con varios puntos. La UFI número 4 de Quilmes está a cargo de la investigación y la Policía Bonaerense busca a los sospechosos.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: