Una tormenta solar podría golpear la Tierra y causar problemas en las comunicaciones

A la problemática global de la pandemia, durante las próximas horas, los científicos están atentos a otra situación que podría ser compleja para la organización de todo el planeta: una tormenta solar podría complicar las comunicaciones entre este jueves y viernes, si llega a concretarse en los niveles que advierten que podría suceder.

De acuerdo a las estimaciones que hizo la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica, según la magnitud que sea el fenómeno con el que llegue la tormenta que se formó en la estrella, podría afectar a las señales que emiten los sistemas satelitales, la red eléctrica y la comunicación en general.

Los expertos analizan, sobre todo, la fuerza con la que podría golpear a la Tierra la tormenta que, en principio, es baja. «Esta tormenta solar podría llevar las auroras a lugares como Northumberland y Norfolk del Reino Unido, Maine, Minnesota y Washington de los Estados Unidos, y hasta el sur de Nueva Zelanda y Tasmania», escribió en sus redes sociales la física especialista en clima espacial, Tamitha Skov.

Las erupciones solares son un misterio difícil de predecir. (Foto: NASA)
Las erupciones solares son un misterio difícil de predecir. (Foto: NASA)

La astrofísica sostuvo en que el impacto podría darse durante este jueves o viernes, a partir de la masa coronal que el Sol eyectó el lunes de esta semana, estimada por el Centro de Predicción del Clima Espacial (SWPC) y sus niveles son «activos», con probabilidad de condiciones de tormenta G1.

«Puede haber alguna baja de comunicación momentánea, porque la tormenta está catalogada como débil», explicó a TN Diego Córdova, autor de Huellas de la Luna.

Qué son las tormentas solares y cómo se producen

Según los especialistas, una tormenta geomagnética es una perturbación importante de la magnetósfera de la Tierra, que se produce cuando hay un intercambio de energía entre el viento solar hacia el entorno espacial que rodea al planeta. «La primera señal de que una eyección de masa coronal golpea el medio ambiente terrestre es el salto de densidad del plasma debido al paso de la onda de choque», apuntó el SWPC.

Este tipo de fenómenos causan más auroras boreales e interferencias en las radiocomunicaciones. También provocan problemas en las redes eléctricas, como así también la desestabilización de órbitas de los satélites, lo que si ocurre en mayor o menor escala en este momento de crisis sanitaria global, generaría más trastornos de lo habitual.

Las gigantescas explosiones de energía se dan dentro de las estructuras del campo magnético del Sol que, cuando suceden en zonas que tienen manchas, hay más erupciones y la masa explosiva es mayor.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: