Una mujer le dio un riñón al mismo hombre que su fallecido marido salvó hace 16 años donándole órganos

Bryan Herrington, un ciudadano de Estados Unidos, salvó la vida de cuatro personas al donar sus órganos tras sufrir un accidente mortal cuando se encontraba trabajando como techador hace 16 años. Jeffrey Granger fue uno de los afortunados que recibió un riñón y un páncreas.

Durante el primer año de haber recibido el trasplante, Jeffrey no pudo saber quién fue el donante que le permitió seguir con su vida. Tampoco Terri Herrington, la viuda, pudo conocer a qué personas había ayudado a su esposo Bryan. Sin embargo, ambos se intercambiaron mensajes anónimamente durante un tiempo, hasta que Terri decidió enviarle una carta con sus datos.

Según Jeffrey, cuando pudieron hablar por teléfono sintieron que se conocían desde hacía mucho tiempo. Por ello, durante los siguientes 15 años desarrollaron una gran amistad.

Jeffrey Granger junto a Terri Herrington en el hospital donde se llevó a cabo la operación. (Foto: Gentileza CNN)
Jeffrey Granger junto a Terri Herrington en el hospital donde se llevó a cabo la operación. (Foto: Gentileza CNN)

En 2019, el otro riñón de Jeffrey comenzó a fallar y empezó con diálisis. Cuando se lo contó a Terri, la mujer se ofreció inmediatamente ya que había estado pensando en hacerse donante en vida.

Sin embargo, debido a la rapidez de la respuesta de la mujer, Jeffrey pensó que se trataba de una broma y publicó en sus redes sociales que necesitaba un riñón, a lo que ella le contestó: «¿Creías que estaba bromeando?».

Terri junto a su marido Bryan, que falleció en 2004 y fue donante de Jeffrey Granger. (Foto: Facebook Terri Herrington)
Terri junto a su marido Bryan, que falleció en 2004 y fue donante de Jeffrey Granger. (Foto: Facebook Terri Herrington)

Ahora el riñón de Terri está justo al lado del de su difunto marido. «Estamos juntos de nuevo», expresó la mujer a la prensa cuando trascendió la noticia. El doctor que hizo la operación afirmó que el gesto de la mujer incrementó la calidad y la esperanza de vida de su amigo.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: