Un Sevilla de Champions’ ante el reto de dar otro paso adelante

El Sevilla afronta la temporada 2020-21 con el difícil reto de mejorar lo hecho en la recién acabada campaña, en la que se clasificó para la Liga de Campeones al acabar cuarto en LaLiga Santander -empatado a puntos con el tercero, el Atlético de Madrid- y culminar el ejercicio con su sexto título de campeón de la Liga Europa. EFE/EPA/Friedemann Vogel / Archivo

El Sevilla afronta la temporada 2020-21 con el difícil reto de mejorar lo hecho en la recién acabada campaña, en la que se clasificó para la Liga de Campeones al acabar cuarto en LaLiga Santander -empatado a puntos con el tercero, el Atlético de Madrid- y culminar el ejercicio con su sexto título de campeón de la Liga Europa. EFE/EPA/Friedemann Vogel / Archivo

Sevilla, 8 sep (EFE).- El Sevilla afronta la temporada 2020-21 con el difícil reto de mejorar lo hecho en la recién acabada campaña, en la que se clasificó para la Liga de Campeones al acabar cuarto en LaLiga Santander -empatado a puntos con el tercero, el Atlético de Madrid- y culminar el ejercicio con su sexto título de campeón de la Liga Europa.
Un nuevo paso adelante que quiere dar el club sevillista dentro de su política de humildad y respeto a todos los rivales, pero también con el gen de la exigencia que se ha instalado en la entidad desde que entró en el siglo XXI, que está plagado de éxitos pese a pelear con un presupuesto económico muy inferior a los dos colosos del fútbol español, el Real Madrid y el Barcelona, y también significativamente mas bajo que el tercero en liza, el Atlético de Madrid.
En el pasado curso se produjo la vuelta a la dirección deportiva de Ramón Rodríguez ‘Monchi’ tras un periodo de dos campañas en las que ejerció esas funciones en el Roma italiano, y la vuelta de exguardameta gaditano volvió a ser con éxito.
Lo primero que hizo fue contratar a Julen Lopetegui para dirigir a la plantilla, un técnico que había tenido una convulsa marcha de la selección española y que había tenido también un fugaz y desgraciado paso por el Real Madrid.
La llegada del entrenador guipuzcoano creó recelos en la afición sevillista, pero la total confianza de Monchi y del consejo de administración, y a ello se unió la llegada de jugadores poco reconocidos como el central brasileño Diego Carlos, el joven defensa francés Jules Koundé, los centrocampistas Joan Jordán y el brasileño Fernando Reges, el extremo argentino Lucas Ocampos o el delantero neerlandés Luuk de Jong.
Todos acabaron la temporada dando la razón a la apuesta por ellos y se unieron a los buenos rendimientos de ya veteranos como el incombustible Jesús Navas o el celebro argentino Éver Banega.
Ahora, Lopetegui, completamente identificado con la causa sevillista en su segunda temporada, tiene el complicado objetivo de mantener la línea e intentar superarla, aunque para ello deberá competir desde el inicio con los grandes de España y Europa.
La primera cita no tardará en llegar, será en el primer partido oficial del ejercicio, que llegará con poco mas de dos semanas de pretemporada y que le medirá el próximo 24 de septiembre en Budapest al vigente campeón de la ‘Champions’, el Bayern de Múnich alemán, en la Supercopa de Europa.
Para ello tiene una significativa baja, la de Éver Banega, quien jugó su último partido en la final de la Liga Europa ante el Inter de Milán después de que meses antes ya anunciara que no renovaría para marcharse al fútbol de Arabia Saudí.
Para ello, y en plena confección de la nueva plantilla, para la que hay plazo hasta el próximo octubre, el Sevilla ha contratado al internacional croata Iván Rakitic, quien vuelve al equipo en el que se ganó un nombre y de que se marchó al Barcelona para jugar las últimas seis campañas.
Otro refuerzo ya hecho es el del joven centrocampista Óscar Rodríguez, quien la pasada semana debutó con la selección nacional absoluta y que ha firmado un contrato de cinco campañas con el club de Nervión después de jugar cedido las dos anteriores por el Real Madrid en el Leganés.
También se quedan en la plantilla dos jugadores que llegaron cedidos y que el Sevilla ha ejercido la opción de compra de sus fichas, el extremo Jesús Fernández ‘Suso’ y el portero marroquí Yassine Bono, aunque aún se producirán cambios en el elenco de futbolistas con salidas y entradas.
En este sentido, jugadores como Carlos Fernández, Alejandro Pozo, Bryan Gil, Aleix Vidal, Roque Mesa, Juan Soriano o los franceses Joris Gnagnon y Sebastien Corchia y el camerunés Ibrahim Amadou han vuelto a la disciplina sevillista tras sus cesiones y su futuro aún está en el aire.
En medio de la planificación deportiva y la ilusión dejada por lo hecho en temporada 2020-21, se ha incluido en la entidad un asunto de despachos que deja alguna incógnita de si afectará al buen caminar en el terreno de juego.
El expresidente José María del Nido ha solicitado formalmente la convocatoria de una Junta General Extraordinaria de Accionistas del club, que deberá llevarse a cabo en los próximos dos meses con la intención de proceder a la renovación de todo el Consejo de Administración de la entidad, incluyendo a su actual presidente, José Castro, una iniciativa que «busca profesionalizar la gestión financiera del club y potenciar el crecimiento de su área deportiva», según se anunció en un comunicado.
Esta lucha accionarial se hará patente en las próximas semanas aunque de todos los lados del sevillismo se espera que esta falta de unidad en el capital social de la entidad no enturbie el proyecto de consolidar al club entre los mejores.
Antonio Gutiérrez

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: