Un juez negó el juicio abreviado a un hombre que violó a su hija durante 11 años

Un juez de Orán, provincia de Salta, rechazó este jueves el juicio abreviado a un hombre que violó a su hija durante 11 años y tuvo dos niñas con ella.

El magistrado Héctor Fabián Fayos, que es vocal de la Sala II del Tribunal de Juicio de Orán, desestimó la pena acordada por las partes intervinientes en una causa contra un hombre de 43 años.

El 12 de agosto, el acusado recibió 15 años de prisión por el historial de abusos contra su propia hija, pero Fayos entendió que la pena no cumplía con los presupuestos de “razonable y justa”.

De acuerdo con fuentes judiciales citadas por la agencia Télam, el juez consideró que una condena de 15 años de prisión no era “proporcional a la gravedad del hecho, a la conducta antisocial atribuida y a la peligrosidad exteriorizada por el individuo; esto sin tener en cuenta las consecuencias derivadas de un proceder antijurídico y aberrante”.

La condena

Hace ocho días, la Sala II del Tribunal de Juicio de Orán condenó al acusado, en un proceso abreviado, a la pena de 15 años de prisión efectiva.

La fiscal penal de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual de Orán, María Soledad Filtrín Cuezzo, quien representó al Ministerio Público Fiscal en el juicio, inició las actuaciones tras la denuncia radicada por la propia víctima, oriunda de la localidad de Colonia Santa Rosa, situada en el departamento Orán, a 247 kilómetros al norte de la capital salteña.

Sin embargo, el juez Fayos calificó el accionar del imputado como “perverso, destructivo e incalificable» y desestimó el procedimiento y -en consecuencia- la condena.

Un historial de abusos

El acusado comenzó a abusar de su hija cuando la menor tenía 10 años, y continuó haciéndolo durante 11 años, hasta que la víctima cumplió los 21 y se animó a contarlo.

Como consecuencia de las reiteradas violaciones, la chica quedó embarazada en tres oportunidades -la primera a los 13 años- y tuvo dos hijas con su abusador, cuya paternidad fue acreditada a partir de los estudios de ADN.

En el escrito, el juez Fayos consideró “lamentable e incomprensible” que los pedidos de auxilio de la víctima hayan sido ignorados por su madre, su tía, su tío e incluso por el personal policial al que la joven pidió ayuda.

El magistrado enfatizó además que la evaluación psicológica de la víctima refleja un “importante deterioro” y “gravísimas consecuencias provocadas por años de abuso, sumisión y violencia”.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: