Un empresario de Recoleta denunció que dos mujeres lo engañaron y le robaron 70 mil dólares, su auto y dos relojes

Un empresario, de 50 años, denunció que fue víctima de un audaz robo después de participar de una cita de trabajo con dos mujeres en un departamento de Recoleta. Cuando se despertó por la mañana no recordaba nada, y tampoco estaban su auto, ni sus relojes ni los más de 70 mil dólares que tenía ahorrados. La Justicia busca todavía a las dos mujeres e investiga la pista de una tercera que habría sido la «entregadora».

De acuerdo a la denuncia que presentó la víctima en una comisaría de la Policía de la Ciudad, las mujeres lo drogaron mezclando alguna sustancia con el champán que consumieron y cuando recuperó la conciencia varias horas después advirtió que uno de los armarios de su habitación estaba roto y que le habían robado dos relojes de alta gama valuados en unos 15 mil dólares cada uno.

Además, faltaban los 30 mil dólares que tenía guardados bajo llave en su vestidor, 250 mil pesos en un placard, otros tres mil dólares que tenía en la billetera, su iPhone y las llaves de su auto. Entonces entendió que había caído en una trampa que se había empezado a gestar un mes antes del robo, según denunció.

«Yo tengo una empresa importante de eventos y me escribe a mi WhatsApp una mujer llamada ‘Mica’», declaró la víctima ante el fiscal del caso, Edgardo Orfila. Nunca le aclaró a través de quién lo había contactado, pero con ese llamado se puso en marcha el plan para engañarlo. En diálogo con Infobae el empresario señaló que la mujer le ofreció contratarlo por un evento para 400 personas que estaba organizando para enero de 2021 y hasta le pidió un presupuesto.

Como la cuarentena por el coronavirus le impedía cruzar de capital a provincia donde estaba ubicada la sede de la empresa gastronómica de la víctima, «Mica» citó al empresario en un departamento de Villa del Parque donde ella vivía junto con una amiga, a la que se refirió como «Maru».

«Ahora me doy cuenta que estaba tratando de seducirme para robarme. Permanentemente me invitaba a la casa, me decía que fuera a tomar algo que estaba sola con su amiga, pero siempre me negué por miedo, ya que no las conocía”, reconoció el hombre en diálogo con Infobae. Pero después de un mes de intercambiar mensajes y llamados necesitaba cerrar el negocio y le ofreció a la mujer encontrarse en un punto intermedio: su propio departamento en Recoleta.

La fecha señalada fue el domingo 24 de mayo cerca de las 20. El empresario le pidió a su socio que fuera a buscar a las dos mujeres y una vez que estuvieron los cuatro juntos un llamado imprevisto de la esposa hizo que el empleado tuviera que abandonar la reunión. «Ahí les dimos los dos la espalda. Fue el gran error porque creo que fue cuando aprovecharon a ponerme la droga en la copa”, arriesgó el empresario.

A partir de ese momento solo tiene recuerdos borrosos, a excepción de la sensación de espanto que sintió al despertar 12 horas después completamente desnudo sentado en un sillón. Horas después los médicos del Sanatorio Otamendi que lo atendieron le confirmaron que lo habían drogado con una benzodiazepina común, como, por ejemplo, clonazepam.

De acuerdo a los datos surgidos de la investigación, las ladronas se tomaron el tiempo de lavar tanto las copas como los picaportes del departamento antes de escapar. Todo estaba en perfecto orden como si hubieran sabido dónde guardaba el empresario sus elementos de valor sin necesidad de revolver todo a su paso.

“Creo que una exempleada mía tuvo algo que ver. Era la única que había tenido la oportunidad de ir en algún momento a mi casa. Ella conocía los lugares donde estaban las cosas caras. La eché de la empresa hace algunos meses y terminamos en muy malos términos”, aseguró.

Si bien la empleada acusada por el empresario de ser la entregadora no fue citada a declarar todavía, la hipótesis no fue descartada por el fiscal que espera para indagarla reunir más pruebas que sostengan una imputación. En tanto, las acusadas todavía no pudieron ser identificadas y solo se conoce de ellas la imagen que tenían en sus perfiles de WhatsApp.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: