Tu iPhone valdrá el 11% menos en cuanto se anuncie el nuevo 12

El móvil se ha convertido en algo que va mucho más allá de su mera funcionalidad: lucir el último modelo en el mercado o la tecnología más sofisticada otorga al usuario de un estatus ficticio de vanguardismo o economía desahogada y pocos lo cambian por pura necesidad. El mercado nos ha adoctrinado para renovar el teléfono con una cadencia de aproximadamente dos años, según reflejan las estadísticas, y siendo los europeos un poco más reticentes a renovar el dispositivo aguantando con el viejo un promedio de 26,2 meses. Los fabricantes, sin embargo, se ven obligados a presentar un nuevo modelo cada año para poder atender todos los ciclos de renovación. Teniendo todo esto en cuenta ¿cuál es el mejor momento para vender el viejo teléfono e invertir en el nuevo?

La infernal curva de la depreciación

Con los móviles sucede lo mismo que con los coches: cuando salen del concesionario y antes de circular su primer kilómetro, su precio cae por el simple hecho de pasar de nuevo a usado. Cuando Apple, Samsung o Xiaomi anuncian un nuevo modelo de móvil, suceden varias circunstancias en cadena: la primera de ellas, que el valor del modelo al que llega a sustituir cae a plomo, y en el caso del iPhone, el anuncio de un nuevo hace que el precio del precedente caiga automáticamente un 11%, según este informe.

Lo segundo que tiene lugar es una agitación del mercado de segunda mano, ya los compradores más pacientes saben que esta súbita bajada del precio es el momento idóneo para lanzar sus ofertas a la baja. Con estos datos queda patente que el valor de reventa de un móvil no es lineal y que existen ventanas de compra que pueden aprovecharse para adquirir modelos a precios más reducidos; de la misma manera, los vendedores deben hacer un pequeño esfuerzo de análisis antes de poner su viejo móvil en venta y tener en cuenta un dato clave: la fecha prevista de lanzamiento del nuevo modelo.

Los fabricantes suelen respetar los ciclos de renovación de los móviles y por ello las fechas de anuncio de nuevos modelos son muy previsibles. En este sentido, Apple tradicionalmente escoge el mes de septiembre para anunciar su nuevo iPhone con lo que quien quiera vender el suyo viejo, deberá darse prisa. El portal británico de compra-venta de productos, MusicMagPie, ha publicado un análisis con los datos de venta de móviles de los últimos dos años y se confirma que la depreciación del dispositivo depende de más factores que los que inicialmente hubiéramos supuesto.

El iPhone suele ser el termómetro de referencia en el mercado y el estudio deja patente la sangría para el bolsillo que supone comprar un teléfono nuevo: este modelo perderá un 17% de su valor sobre el precio de venta transcurridos apenas tres meses desde su lanzamiento. El peor escenario que vivió el teléfono de Apple lo padecieron los compradores de los iPhone XS y XS Max, que vieron perder en menos de noventa días un 35% de lo invertido con el lanzamiento del exitoso iPhone XR. Sin embargo, tres meses no suponen una simulación real en el mercado de segunda mano y la aproximación más precisa del precio la podremos obtener transcurrido el primer año ¿Cómo se comportan los móviles más vendidos del mercado?

La paradoja de los móviles ‘low cost’

Una vez más, la pérdida de valor del dispositivo está directamente relacionada con la marca en primer lugar, y modelo después. Así, si el dato del móvil de los de Cupertino nos podía parecer desolador, atentos a la depreciación que afecta a los móviles de Samsung y OnePlus, que pierden un 64% de su valor tras doce meses (frente al 43% del iPhone). Peor panorama se encontraron los que adquirieron un Huawei, ya que se dejaron un 74% de lo invertido transcurrido este periodo; los Pixel de Google tampoco salen bien parados en el mercado de reventa con una depreciación cercana al 67% transcurrido solo un año.

El informe del portal refleja otro dato llamativo y es que los móviles de bajo coste retienen mucho menos valor que los más caros, un dato a tener en cuenta si se prevé que se renovará el móvil cada año. De esta manera, en el mejor escenario de los móviles de gama alta, los propietarios perderían un 35% de lo invertido transcurrido medio año (el mérito se atribuye al iPhone 11); peor panorama al que se enfrentan los compradores de móviles por debajo de la barrera de los 600 euros, ya que su valor caerá un 61% como promedio transcurridos los primeros seis meses.

Edurne Oteiza, directora de marketing y operaciones de Wallapop, confirma a este diario la revolución que tiene lugar en el portal cuando se anuncia un nuevo móvil: “Cuando aparece o se anuncia un nuevo terminal, se producen picos de búsqueda de hasta el +200% del modelo anterior de ese mismo móvil”, explica, al tiempo que corrobora que “la tecnología es lo que más buscan los españoles en la compra de segunda mano”. Este sitio recogió con precisión la crisis de Huawei experimentando la oferta de modelos de segunda mano un 200% entre los meses de mayo y junio de 2019. La oferta en Wallapop de móviles Samsung creció, por su parte, un 18% entre los meses de julio y agosto de ese mismo año, coincidiendo con los anuncios de nuevos modelos.

Con estos datos sobre la mesa, quienes quieran deshacerse de su viejo terminal deberán adelantarse a las fechas previstas del anuncio del nuevo modelo si quieren recuperar el máximo de lo invertido. Los que adquieran un móvil de bajo coste y tengan claro que van a renovar en un plazo corto, deberán tener en cuenta que estos dispositivos retendrán mucho menos valor proporcionalmente en el mercado de reventa que los de gama alta.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: