Tres proyectos diseñados con Peña Nieto formarían parte del plan de inversión de López Obrador

Para arrancar nuevamente la economía mexicana se desarrollarán 39 proyectos, 32 del primer paquete más siete que están en ejecución con una inversión total de 297,344 millones de pesos. (Foto: Presidencia de México)

Para arrancar nuevamente la economía mexicana se desarrollarán 39 proyectos, 32 del primer paquete más siete que están en ejecución con una inversión total de 297,344 millones de pesos. (Foto: Presidencia de México)

El Tren México-Querétaro, la coquizadora en la refinería de Tula y la Unidad de Licuefacción en Salina Cruz son tres de los proyectos de inversión más importantes del recién suscrito Acuerdo para la Reactivación Económica del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Pero estos no son de reciente creación, pues habrían sido diseñados durante la administración de su antecesor Enrique Peña Nieto.

En total hay 32 propuestas que el gobierno del tabasqueño busca desarrollar con una fuerte inversión de 259,195 millones de pesos, de acuerdo con la información que la Unidad de Inversión de la Secretaría de Hacienda brindó al periódico El Universal.

Estos tres proyectos habrían visto la primera luz publica en administración pasada. En el caso del Tren México-Querétaro, el análisis costo beneficio estuvo a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y de Modelítica, quienes la hicieron en abril del 2014.

La inversión en aquel entonces se posicionaba en 37,569 millones de pesos, informaron los periodistas Noé Cruz y Alberto Morales. Sin embargo, actualmente se estableció en 51,300 millones de pesos.

En una licitación polémica, el proyecto que se adjudicó a diversas empresas chinas, así como a filiales del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, conocido por relacionarse con Peña Nieto. Pero la decisión fue revocada tras fuertes sospechas de irregularidades. Aunque decidieron repetir el procedimiento, las empresas a las que se les quitó la adjudicación, se les indemnizó con 100,000 yuanes.

Por otro lado, se encuentra la coquizadora en la refinería de Tula, un proyecto que tiene como parte de sus objetivos que Petróleos Mexicanos (Pemex) se abra la inversión privada y, con ello, reactivar la obra que quedó suspendida en 2016 por falta de presupuesto.

 Tren México-Querétaro, la coquizadora en la refinería de Tula y la Unidad de Licuefacción en Salina Cruz son tres proyectos que quedaron inconclusos durante el sexenio de Peña Nieto (Foto: Cuartoscuro)
Tren México-Querétaro, la coquizadora en la refinería de Tula y la Unidad de Licuefacción en Salina Cruz son tres proyectos que quedaron inconclusos durante el sexenio de Peña Nieto (Foto: Cuartoscuro)

El contrato para este proyecto se habría firmado en 2014, recuerda El Universal, con un valor de 19,147 millones de pesos. Sin embargo Pemex emitió una suspensión que hizo que los trabajos tuvieran que reprogramarse.

Finalmente, sobre la planta de licuefacción en Salina Cruz, resta decir que la última inversión había sido anunciada el 5 de noviembre de 2014 con un costo aproximado de 6,000 millones de dólares.

México atraviesa por un momento crucial para su desarrollo económico considerando que se encuentra azotado por la actual pandemia de coronavirus. Es por ello que el gobierno federal generó un plan para la reactivación económica.

Para arrancar nuevamente la economía mexicana se desarrollarán 39 proyectos, 32 del primer paquete más siete que están en ejecución con una inversión total de 297,344 millones de pesos. El 50% del costo total para financiar los proyectos vendrá de los empresarios mexicanos que acordaron dicha aportación privada con el presidente.

Mientras tanto, El país ha registrado 81,877 decesos y 789,780 casos acumulados de coronavirus. De acuerdo con las estimaciones oficiales, hasta el día 128 de la llamada nueva normalidad, la epidemia activa está integrada por 34,915 pacientes, lo que equivale a un estimado del 4 por ciento. Esto quiere decir que sólo estos últimos individuos manifestaron los síntomas del COVID-19 en los últimos 14 días y por tal motivo son los que pueden esparcir la enfermedad.

Asimismo, por décima semana consecutiva, se confirma que el brote de SARS-CoV-2 continúa a la baja, lo cual permite tener una pronta reapertura a las actividades sociales y un mejor desempeño de los servicios de salud en el país; sin embargo, la secretaría no desestima casos en los que puedan haber nuevos rebrotes, como en Europa. De tal modo que el semáforo epidemiológico continuará en algunas entidades del país en color naranja.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

México llegó a nuevo máximo de muertes por COVID-19: rebasó los 81,000 decesos

López Obrador y empresarios anunciaron un plan de inversión de más de 297,000 millones

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: