Toni Freixa: «La dimisión de Bartomeu sería un acto de cobardía»

El precandidato y exdirectivo Toni Freixa. EFE/Alberto Estévez/Archivo

El precandidato y exdirectivo Toni Freixa. EFE/Alberto Estévez/Archivo

Barcelona, 2 oct (EFE).- El precandidato y exdirectivo Toni Freixa (Barcelona, 1968) se presentará por segunda vez a las elecciones del FC Barcelona y su apuesta es porque estas se celebren en marzo y no antes por culpa de una moción de censura que podría llegar a provocar la dimisión del presidente Bartomeu una vez validadas las firmas, algo que Freixa consideraría un acto de cobardía.
En esta entrevista con EFE Freixa también desvela su proyecto económico, muy vinculado al deportivo, e insiste en que el club azulgrana debe ser apolítico y no acercarse a ningún partido político.
Pregunta: ¿Qué le pareció el éxito de la recogida de firmas de la moción de censura contra Bartomeu y su junta directiva?
Respuesta: Realmente estoy sorprendido de que hayan conseguido 20.000 firmas y que sean válidas. Lograr firmas no es nada fácil y menos sin haber días de partido. Lo han hecho muy bien y se debe destacar.
P: ¿En algún momento alguien de la moción se puso en contacto con usted para instarle a participar?
R: Sí, recibí un mensaje de una persona vinculada con el proceso, pero no le respondí porque de la forma en la que el texto estaba redactado me pareció que era el típico mensaje estándar que envías a mucha gente.
P: ¿Por qué no firmó en la moción de censura?
R: Ni firmé ni creo que sea una buena idea hacerlo. No porque no haya motivos para reprobar la gestión de esta junta, que hasta puedo llegar a compartirlos. Pero es una junta que ya ha dicho que se va y que ha convocado elecciones para el mes de marzo. Si esta moción llega hasta el final provocará que se introduzca un elemento de conflicto para el futuro del club a causa de que la nueva junta tendrá que asumir las pérdidas que haya generado la anterior. Y esto ya lo vivimos en época de Laporta y fue una fuente de muchos problemas. Además, a los patrocinadores y a los diferentes actores externos no creo que les atraiga una entidad inestable.
P: ¿Considera que Bartomeu puede dimitir si se confirma que hay más de 16.521 firmas válidas?
R: No lo debería hacer, aunque es una decisión que le corresponde a él. Un presidente del Barcelona tiene que buscar lo mejor para el club y su dimisión provocaría una situación que no sería buena por lo que he comentado anteriormente. Además, es más digno salir porque los socios democráticamente así lo han decidido que hacerlo previamente en un acto de cobardía porque no quieres someterte a la voluntad de los socios.
P: ¿Si la moción llega hasta el referéndum usted votará?
R: Sí, yo siempre voto.
P: ¿Y qué votará?
R: Entiendo que este voto de censura no contribuye a la estabilidad institucional cuando ya hay unas elecciones convocadas y que es una fuente de problemas. Lo mejor para el club sería que se celebraran las elecciones previstas para el 20 y el 21 de marzo. Por eso votaría que no.
P: Algunos medios publicaron que el precandidato Víctor Font se reunió por separado con Sandro Rosell, ex presidente del Barcelona, y con Jordi Roche, posible precandidato. ¿Usted también se ha reunido con otros precandidatos?
R: Lo veo algo normal y corriente; la diferencia es que mis reuniones no se harán públicas. En un proceso electoral esto se produce continuamente. Posiblemente yo también he hecho reuniones, pero no han trascendido.
P: ¿Cuál será su proyecto económico teniendo en cuenta la situación delicada que actualmente vive el Barcelona?
R: Siempre hay que tener presente el contexto de pandemia en el que estamos y las consecuencias que supone. Pero lo que nosotros tenemos muy claro es que los resultados económicos del Barcelona dependen de las decisiones deportivas. No se trata solo de tener gurús de la gestión que generen recursos allí donde no existen, sino sobre todo de acertar con las decisiones deportivas.
Por ejemplo, Luis Figo se marchó en el año 2000 y las decisiones deportivas que vinieron a continuación fueron muy malas y el club se fue para abajo. En cambio, en el 2003 llegó Ronaldinho y empezó a ir hacia arriba. Y después de la salida de Neymar en 2017 han venido unas decisiones deportivas malas y se ha vuelto a ir para abajo.
Lo importante es saber gestionar un club deportivo; no saber gestionar una empresa para generar recursos y facturar. Cuando escuché en 2015 a Bartomeu diciendo que facturaríamos 1.000 millones y ahora escucho a algún precandidato anunciar que facturaremos 2.000 pienso que este no es el camino. La facturación debe ser consecuencia de una determinada política deportiva que te haga ganar títulos de una manera diferente a la de los otros. Esta diferencia es la que te dará dinero.
P: ¿La Masia tiene que ser la base de la plantilla?
R: Trabajando bien la base podemos tener jugadores formados en casa acompañados por talentos procedentes de fuera que no sean caros pero que los hayas detectado con un departamento de ojeadores que funcione adecuadamente. Y también se puede contar con alguna estrella que quiera venir al Barcelona por vestir la camiseta y no por dinero. Ir a fichar jugadores a la competencia, como hemos hecho últimamente, es muy costoso y acaba saliendo mal.
P: ¿Y qué hará con el Espai Barça?
R: En la línea de lo que comentaba, si gestionamos el club bien deportivamente lo podremos hacer y encontraremos la manera de hacerlo. No quiero transmitir un mensaje de que esto lo tenemos que aparcar porque el Espai Barça se tiene que hacer. Pero primero tendremos que analizar cómo está la situación económica después de cerrar el balance de la temporada 2020-2021.
P: ¿Le preocupa que haya aparecido el representante Jorge Mendes en la escena azulgrana? Hay dos operaciones que últimamente llaman mucho la atención: el beneficio inesperado que ha sacado el Barcelona con el traspaso de Semedo y que se haya convertido en el representante de la que seguramente será la estrella de los próximos años, Ansu Fati.
R: No me preocupa. Mendes también fue quien trajo a Semedo al Barcelona y un directivo del club me dijo entonces que lo fichaban porque Mendes les había dicho que era el nuevo Cafú. Pero Mendes es un profesional y cuándo quieres gestionar un club tienes que conocer a estos actores que hay en el mundo del fútbol. Si tienes experiencia y previamente has hablado con ellos podrás gestionar mucho mejor la situación que si no tienes ni su móvil.
P: Sentenció que el Barcelona tenía que ser un club apolítico. ¿Considera que en los últimos años el independentismo ha utilizado a la entidad azulgrana para sus propios intereses?
R: Siempre hay entes externos que tienen esta tentación, y no solo lo focalizaría en el ámbito político, sino también en el empresarial y en el mediático. El Barcelona es muy goloso.
P: En este sentido, ¿cree que los precandidatos recibirán presiones políticas durante la carrera electoral?
R: Estas serán mis cuartas elecciones, aunque en las del 2000 ya ayudé como voluntario a Lluís Bassat, y a mí nunca nadie me ha presionado. No he recibido ninguna llamada de ningún político pidiéndome absolutamente nada. Quizá quien recibe llamadas es porque está abierto a recibirlas.

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: