Tite, incuestionable en la Seleçao

Son cuatro victorias en cuatro partidos. Brasil baja el telón de un 2020 atípico como líder en solitario de las siempre enrevesadas Eliminatorias Sudamericanas, allanando el camino hacia Qatar 2022.

Y con Neymar y Coutinho, siendo bajas por lesión en los dos últimos encuentros, es su seleccionador, Tite, el indudable triunfador del inicio de esta fase de clasificación para el Mundial. Con su conclusiva victoria ante Uruguay (0-2), el técnico gaucho se ha convertido en el primer seleccionador brasileño en vencer dos veces en el estadio Centenario. La competitividad de este Brasil está fuera de cualquier duda, al menos cuando juega en el escenario sudamericano.

La pandemia provocó que la Seleçao estuviera casi un año sin jugar (de noviembre de 2019 a octubre de 2020) y el ocaso forzado, que vino después de una serie de amistosos para olvidar, avivó el debate sobre quien tendría que ser el seleccionador. Y parte de la opinión pública defendía la llegada del portugués Jorge Jesus, ahora en el Benfica, después de haber conquistado el Brasileirao y la Copa Liberadores con el Flamengo, el club más popular del país.

Otros exponían que lo mejor era la ascensión de Renato Portaluppi (campeón de la Libertadores en 2017), que ha alcanzado su madurez en el Gremio, donde permanece desde 2016 y se ha convertido en el técnico más longevo en un club brasileño en la actualidad.

Brasil, con Tite, ganó la Copa América 2019 como anfitrión pero sin un gran entusiasmo popular, en un equipo donde no estaba Neymar Jr., lesionado, y con el recuerdo aún fresco de la decepción en Rusia 2018, donde la Seleçao cayó ante Bélgica en los cuartos de final.

CUATRO PARTIDOS PARA LEGITIMARSE

Cuestionado ante la torcida (no por la CBF), Tite afrontó el inicio de la Eliminatorias Sudamericanas como una reválida. Sus apuestas han funcionado: los laterales se han consolidado, Danilo en lugar de Dani Alves por la derecha y el colchonero Renan Lodi por la izquierda; el ex Girona Douglas Luiz se ha hecho un hueco en el doble pivote; Arthur, cuando por fin ha jugado, lo ha hecho a un gran nivel; y arriba Richarlison es un complemento perfecto para Firmino, que es el 9 titular.

Las victorias en salidas complicadas, como en Lima, donde Brasil ganó 2-4, y, ahora en Montevideo, por 0-2, han mostrado la fuerza colectiva de la Seleçao, que, en casa, ha cumplido con brillantez ante Bolivia (5-0), y con la ley del mínimo esfuerzo contra Venezuela (1-0).

Desactivado el ruido en el entorno, Tite pasará unos meses de paz hasta que, en marzo, si la pandemia lo termite, vuelvan las Eliminatorias Sudamericanas con dos partidos muy atractivos: la visita a una Colombia en crisis y el clásico Brasil – Argentina, que se disputará en el Arena Pernambuco, de Recife

NOTICIAS RELACIONADAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: