Terence Conran, el hombre que enseñó a los británicos a amar el diseño

Diez años antes de que los Beatles pusieran música a la revolución del Reino Unido, Terence Conran comenzaba a mostrar a los británicos que la belleza se escondía en los placeres menores. El gran secreto del restaurante que abrió en Londres, The Soup Kitchen, en Covent Garden, era la máquina italiana Gaggia (la segunda en llegar a la metrópoli, según la leyenda), cuyos cafés expreso deleitaron a una clase media a la que Conran enseñó a comer, beber y vivir. “El diseño puede ayudar a mejorar la calidad de vida de todo el mundo”, aseguraba, mientras encendía uno de sus inseparables cigarros habanos, el empresario que más contribuyó con sus cadenas de tiendas y decenas de restaurantes a transformar el Reino Unido en un lugar menos gris y aburrido. Conran murió el sábado a los 88 años en su mansión a las afueras de Londres, según informó su familia.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: