Telenoche | 100 días de cuarentena: cuatro vidas que nunca volverán a ser las mismas

Detrás de las cifras y gráficos oficiales, hay historias de argentinos cuya vida cambió para siempre a mediados de marzo, con el primer anuncio estricto de aislamiento social y obligatorio.Telenoche entrevistó entonces a Ricardo, un actor que quedó desocupado; Sergio y Noelia, al frente de una casa de ropa; José Manuel, gastronómico de toda la vida y Dolores, una repostera que quedó en la calle y tuvo que dedicarse a la verdulería para sobrevivir. casi 100 días después -y con nuevas restricciones- ellos volvieron a tener la palabra.

Entrevistados por Federico Wiemeyer, las historias tienen un punto en común: el esfuerzo constante para salir del pozo. José Manuel, oriundo de Galicia y dueño del bodegón la Gran Taberna de Congreso, estaba hace unos meses desesperado y a punto de cerrar. Hoy, con el esfuerzo suyo y de sus 20 empleados, está un poco mejor.

El dueño de la Gran Taberna, histórico restaurante de Congreso que quedó al borde de cerrar. (Foto: Mario Peredo / TN.com.ar)
El dueño de la Gran Taberna, histórico restaurante de Congreso que quedó al borde de cerrar. (Foto: Mario Peredo / TN.com.ar)

Al frente de una casa de ropa en Pompeya, Sergio y Noelia también habían pensado en cerrar definitivamente cuando todo empezó frente al hostil panorama. En mayo tuvieron que abrir de manera clandestina para poder sobrevivir. Hoy están vendiendo un 20% de lo que vendían en la vida normal pero tienen esperanza.

Dolores le contó a Wiemeyer que su emprendimiento como verdulera le permite sobrevivir. Meses atrás estaba empezando de cero después de ser despedida de un comercio en el que trabajaba como repostera de manera informal.

Difícil sigue siendo la situación de Ricardo, doble de acción de cine y papá de tres niñas. Su caso fue de mal en peor. Cuando habló con Telenoche meses atrás ya estaba desocupado con una pila de deudas. Hoy, todo se complicó. No volvió a trabajar y las deudas son asfixiantes. Tuvo que resignarse a vender su auto para pagar tarjetas, créditos, servicios y cuotas del colegio de sus hijas vencidas, entre otros agujeros.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: