T. C. Boyle: “Si nada tiene sentido, ¿por qué nos empeñamos en dárselo?”

Entre 1987 y 1991 se construyó en el desierto de Arizona otra Tierra. En realidad, no era exactamente otra Tierra, pero intentaba parecérsele. Si nuestro planeta agonizaba, ¿no podríamos, como en un relato de Ray Bradbury, mudarnos a otro? Había, en esa biosfera, la llamada Biosfera 2 —hoy, un puñado de ruinas visitables—, un océano en miniatura, con sus olas y sus especies marinas; una selva; un manglar; tierras cultivables y hasta una zona de oficinas. La idea era que ocho seres humanos, y otro puñado de especies —aquello era una pequeña Arca de Noé, hasta los mosquitos estaban invitados—, la habitaran durante dos años. La cosa no acabó del todo bien, y no solo porque los niveles de oxígeno se descontrolaron sino porque ¿acaso está el ser humano preparado para cualquier tipo de confinamiento? He aquí el punto de partida real de Los Terranautas (Impedimenta), el último vodevil literario de Thomas Coraghessan Boyle, o T. C. Boyle, (Nueva York, 71 años), el más clásico y escandalosamente divertido de los escritores posmodernos.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: