S&P Merval cayó más de 3% por efecto Petrobras, toma de ganancias en Supervielle y nueva baja del CCL

Cabe remarcar que en las últimas cinco ruedas, el dólar CCL arrojó una merma de casi $10 (en torno al 6%), lo cual presionó fuertemente al referencial ya que esto implicó una mayor venta de activos.

Los papeles de Supervielle se derrumbaron 11,3% tras un brusco salto de casi 80% durante la semana previa a partir de rumores que indicaron un supuesto interés de la empresa en adquirir la cartera de clientes de Falabella y la presunta intención del Banco Itaú en comprar alguna unidad de negocios de la financiera argentina.

En Wall Street, los ADRs de la empresa cayeron 10,2% y arrastraron al resto de los activos del sector de bancos. A contramano de sus pares, las acciones de la siderúrgica Ternium fueron de las pocas beneficiadas de la jornada, tanto en Buenos Aires como en Nueva York, luego de la publicación del balance de 2020, que arrojó una utilidad de $18.866 millones.

Paralelamente, las miradas también apuntaron a Brasil, donde la bolsa cayó arrastrada por el cambio de directorio de Petrobras impulsado por el presidente Jair Bolsonaro.

En efecto, las acciones de Petrobras se desplomaron un 7,2% luego de caer más de 20% más temprano, borrando 70.000 millones de reales (u$s12.690 millones) de valor de mercado de la empresa, ya que analistas recortaron sus recomendaciones luego del nombramiento de Joaquim Silva e Luna para reemplazar a Castello Branco en la dirección de la firma. En ese marco, el Bovespa descendió casi 5%.

El presidente del país vecino anunció la reorganización de la petrolera el viernes afirmando que su política de combustible sólo agradaba a los mercados y a grupos selectos, por lo cual debería cambiarse como parte de un esfuerzo para bajar los precios de la gasolina y el diésel.

Analistas de XP dijeron que invertir en Petrobras ya no es defendible tras la repentina decisión de Bolsonaro. «Hay riesgos para la independencia de la empresa y su capacidad para seguir cotizando su combustible a la paridad internacional», sostuvieron.

Al desfavorable contexto internacional se le sumaron las dudas de los inversores sobre el futuro de la economía argentina en medio de la pandemia de coronavirus, la elevada inflación, el congelamiento de tarifas y las negociaciones con el FMI por un plan de facilidades extendidas.

Mientras tanto, los bonos domésticos exhibieron mayoría de retrocesos en todos sus segmentos, por lo cual el riesgo país superó los 1.500 puntos básicos (cerró a 1501 unidades, un 0,87% arriba) y alcanzó el nivel más alto desde septiembre, cuando se selló el canje de deuda externa.

Si bien muchos títulos lograron recuperar parte de las caídas que habían arrojado durante la mañana, los rojos fueron claros a lo largo de toda la curva y en ambas legislaciones.

«La tan golpeada legislación local mantuvo un camino hacia la recuperación en buena medida, pero no les alcanzó (para cerrar en verde) a excepción del más operado AL30 (Bonar 2030), que, si bien no mostraba señales de responder ante tanto machaque matutino, hacia el final de la rueda recuperó parte de la baja para mostrar ligeros precios al alza, aunque hay que considerar que es uno de los bonos que tiene gran participación de organismos públicos», analizaron desde la sociedad de bolsa Rava.

La correduría Portfolio Personal Inversiones advirtió que los bonos no logran repuntar ya que «hay muchos temas a despejar en torno a la recuperación económica, la inflación y otros temas». «Todo, sin perder de vista que estamos en un año electoral, y el factor político tiene un peso más que relevante. Tengamos en cuenta, además, que los inversores en riesgo argentino han sido castigados desde hace tiempo, con lo que recuperar la confianza no será inmediato», acotó.

Cabe recordar que la semana pasada el grupo de acreedores AdHoc criticó al país por lo que describieron como políticas económicas «erráticas» que están afectando el crecimiento y golpean los precios de los activos (con rendimientos promediando el 18,5%) apenas cinco meses después de una exitosa reestructuración de deuda, que alcanzó el 99% de adhesión.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: