Se inspiró en la pandemia, se contagió el Covid-19 y sus obras llegaron a un museo de Barcelona

Ezequiel Wasserman es diseñador gráfico creador de la productora de eventos Cipsite, y ahora artista

Ezequiel Wasserman es diseñador gráfico creador de la productora de eventos Cipsite, y ahora artista

Durante más de una década –Ezequiel Wasserman (43)- se dedicó al mundo de los eventos de la mano de su productora Cipsite. Pero la irrupción imprevisible de la pandemia lo hizo repensar su camino profesional, de una manera, que ni él sabía que podría. La respuesta fue: arte.

Lejos de detenerse, Ezequiel, decidió por materializar sus emociones. “Ni yo conocía esta faceta mía. El arte vino a salvarme porque el mundo de los eventos quedaron cancelados, y no creo que retornen como en la pre -pandemia”, le cuenta a Infobae desde su recién inaugurado taller en su casa de Tigre.

Ezequiel Wasserman el artista que se inspiró en el coronavirus 1

El 12 de marzo, ni bien le comunicaron que el proyecto se estaba organizando se suspendía, salió de su casa y se abasteció de elementos de creación: productos de mercería como botones, retazos de tela, algunos insumos de librería y objetos que acumulaba. “Yo no tiro ni una tuerca porque pienso para atrás, en la persona que lo hizo, su fábrica, su familia…” Encerrado en su hogar, se dejó llevar.

Wasserman es diseñador gráfico, recibido con diploma de honor en la Universidad de Buenos Aires, hizo un posgrado en Comunicación Empresarial en su paso por Barcelona, trabajo con el prestigioso ilustrador Jordi Labanda. Además es actor y disfruta del teatro independiente. Está divorciado y tiene dos hijos.

El hombre actual

El hombre actual

Encerrado en casa – conectado con su interior- empezó a liberar cada estado de ánimo que iba transitando, el resultado una serie de 10 obras de en lienzo, en blanco y negro a base de materiales reciclables (botones, imanes, balines) inspiradas en el coronavirus. “Son tridimensionales. Tienen un toque de surrealismo, y reciclado”, detalla. Los temas: desde el hombre actual en zoom, pasando por las relaciones de pareja, hasta al rostro sin género que lleva corona pero eso no lo exime de enfermarse.

Guardan como característica singular el poder de interpelación en el espectador, uno puede tocarla sentir las texturas, mover los imanes por ejemplo y crear una obra distinta. “Siempre son dinámicas, sin estructura …como lo que está pasando ahora”, completa.

La caligrafía está hecha a mano por Ezequiel

La caligrafía está hecha a mano por Ezequiel

En pleno proceso fue publicando sus creaciones en su cuenta de Instagram (tiene 858 seguidores ) y la repercusión fue muy sorpresiva. “Recibí cientos de mensajes de gente desconocida que me manifestaba todo tipo de respuestas frente a las creaciones. Es un poco lo que busco. No hago objetos como simples obras decorativas sino con un porque”, reconoce.

En medio de toda esta irrupción de creatividad, Ezequiel contrajo el virus. “Me cuidé muchísimo pero me enfermé. Igual no decidí parar, seguí con mis talleres de actuación, y dando vida al seriado. Lo viví desde todos los ángulos”, dice.

Pareja encadenada, parte de la serie inspirada en el coronavirus

Pareja encadenada, parte de la serie inspirada en el coronavirus

Y luego llegó lo menos esperado, su serie fue parte del espacio ideado por los publicistas españoles Emma Calvo, Irene Llorca y José Guerrero que decidieron salir al ruedo con el Covid Art Museum (Museo de Arte del Coronavirus), que tiene cuenta en Instagram @covidartmuseum y permite que artistas de todo el mundo compartan sus trabajos desde allí. “Cuando me convocaron no había nada más que nueve mil artistas, hoy ya hay 120 mil”.

Cada idea que tiene logra materializarla y va cobrando forma, y vida. “No tengo un proceso creativo, voy sintiendo y lo exteriorizo, siempre usando lo que tengo en el momento. Vivo este momento”.

Botones en bronce, cobre y metal para su calavera

Botones en bronce, cobre y metal para su calavera

Hace una analogía con la situación actual, “Esta pandemia vino a enseñarles que el pasado no existe más, y que el futuro es incierto. Solo tenemos el presente. Y yo tengo arte”.

Entusiasmado con su nueva faceta, el artista, ya tiene un representante, y marcas lo convocan para intervenir en sus espacios y objetos. También cruzó fronteras. “Me llegan propuestas de galerías de Los Angeles, Tel Aviv y Miami”.

El próximo paso es diseñar la producción fotográfica para exponerla. “Usé la pandemia para reconstruir, y creo que este es el mensaje de esta experiencia que nos atravesó por igual”.

SEGUÍ LEYENDO:

Cómo cambió la pandemia los hábitos de vida: 34 fotos de la “nueva normalidad”

La espectacular revelación de un investigador argentino: “Viajar al futuro es compatible con las leyes de la física”

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: