Robaron el busto de Ortega y Gasset en Recoleta pero no era de bronce sino de resina

En medio de la ola de robos de objetos de bronce en la Ciudad, reportados desde que comenzó la cuarentena, el busto del filósofo español José Ortega y Gasset que estaba en Recoleta, corrió la misma suerte. Pero, en este caso, no resultó como esperaban los delincuentes, dado que la estatua robada estaba hecha con resina patinada, un material de bajo valor comercial.

El autor de la célebre frase «Argentinos, a las cosas», que pronunció hace más de 80 años, tiene su homenaje instalado en Avenida Quintana y Ayacucho. Se trata de una obra realizada por la artista plástica Silvia Vera: un busto que miraba hacia la entrada del edificio en el que el ensayista vivió en una de sus visitas al país.

Hace diez días atrás, dicha estatua desapareció del pedestal en donde se hallaba. Al igual que ocurre con muchos monumentos ubicados en las calles de la Ciudad, lo robaron, probablemente con el objetivo de vender el material. Pero, al parecer, esta vez los delincuentes no podrán obtener un rédito como buscaban, dado que, en lugar de estar hecho de bronce, como aparentaba, el busto era de resina patinada.

Así lo detalló la Fundación Ortega y Gasset Argentina (FOGA) en su cuenta de Twitter al denunciar el hecho. «Hoy compartimos una lamentable noticia. Quintana y Ayacucho: ¡Volvieron a robar el busto de Ortega, frente a lo que fue su residencia!», escribieron junto a las fotos que mostraban el antes y después del pedestal.

«Aunque esta vez, de una resina patinada que imitaba bronce, un material de poco valor comercial. Los maleantes no se llevaron un gran botín. Esta vez no resultó como esperaban», aclararon en uno de los tuits.

Tal como indicaron desde la fundación, esta no es la primera ocasión en que desaparece el monumento. La primera vez fue en 2016, cuando se cumplían 100 años de la primer visita del español.

A raíz de esto, decidieron reemplazar el material con el que se construyó la estatua. La resina es muy versátil, puede utilizarse también como adhesivo, para la fabricación de botes y tablas de surf, e incluso en la industria de la alimentación.

De este material están hechas las figuras de los actores cómicos Alberto Olmedo y Javier Portales, ubicados en la esquina de Corrientes y Uruguay, debido a la cantidad de veces que recibieron ataques y mutilaciones.

Durante 2019 el Gobierno porteño destinó un millón de pesos por día para arreglar estatuas, limpiar grafitis y reparar y reemplazar contenedores de basura: todo a causa de los continuos actos de vandalismo.

Este robo se suma a otros ya denunciados durante la cuarentena, desde picaportes y porteros eléctricos, hasta un pasamanos de la Iglesia San Nicolás de Bari y una placa vinculada a Jorge Luis Borges, principalmente en el centro porteño.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: