Retrato del esplendor renacentista de Sevilla a través de sus gastos

“Por cuidar de las puertas de la ciudad, 500 maravedíes para el carpintero Pero Rodríguez. Al verdugo Juan Sánchez, 600 maravedíes. Al procurador de los presos de la cárcel del Concejo, Pero López, 1.000 maravedíes. Al cirujano de la ciudad, maestre Ferrando, 2.000 maravedíes. A los venticuatro, 3.000 maravedíes para cada uno. Al alcalde mayor, don Juan de Guzmán, duque de Medina Sidonia, 28.000 maravedíes…”. La nómina del Concejo de Sevilla de 1455 es mucho más larga y es uno de los cientos de cuentas que el mayordomo mayor tenía la obligación de anotar y pagar cada año; así como cualquier gasto que se hacía para el correcto gobierno de la ciudad. Los llamados Papeles del Mayordomazgo, que excepcionalmente se han conservado en Sevilla casi al completo de los siglos XIV al XVI, se han catalogado, resumido y publicado por primera vez por el Archivo Municipal de Sevilla.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: