Probamos el Montblanc Summit 2+: un móvil en la muñeca con apariencia de reloj clásico

Usar un Montblanc Summit 2+ es lo más parecido a llevar un móvil en la muñeca. Este reloj de lujo, que cuesta 1.190 euros, sirve para consultar notificaciones de WhatsApp, correos electrónicos o menciones en Twitter. También para monitorizar constantes vitales como la frecuencia cardiaca. E incluso para interactuar con el asistente de Google, enviar mensajes y realizar llamadas. Todo ello sin necesidad de tener cerca un smartphone y con el glamur de la marca suiza.

Se trata ante todo de un dispositivo elegante. En cierto modo recuerda a cualquier reloj analógico de gama alta tradicional, aunque por dentro tiene una maquinaria que lo convierte en un dispositivo inteligente. Está compuesto por una caja de acero inoxidable de 43,5 milímetros y una correa intercambiable que puede ser de piel, o de goma en los modelos deportivos.

Un día de batería

Un día de batería. La batería es de 440 mAh y con un uso normal dura solo un día. Es decir, es un reloj que se carga tanto como un móvil. La compañía asegura que se puede extender entre tres y cinco días adicionales si se desactiva la función de reloj inteligente y se muestra la hora con un simple movimiento de muñeca. El dispositivo tiene una base de carga que llena la batería en poco más de una hora.

¿Dónde estoy?

El Montblanc Summit 2+ tiene un velocímetro, un altímetro, un barómetro, una brújula, un GPS y un medidor de frecuencia cardiaca. Con estas herramientas, que se pueden utilizar con la aplicación Toolbox, el usuario puede consultar en cualquier momento en qué ubicación está, a qué velocidad se transporta, a qué altitud se encuentra o cuál es la presión atmosférica.

Tiene una pantalla Amoled de 1,28 pulgadas hecha de cristal de zafiro curvo. En ella, es posible elegir entre diferentes diseños: desde los que exhiben todo tipo de esferas e imitan a los relojes analógicos a los más modernos y deportivos. En total, existen más de 1.000 combinaciones de la esfera del reloj para personalizar el fondo, las agujas o la información que aparece en todo momento en pantalla.

El dispositivo tiene en la parte derecha de la caja tres botones: una corona giratoria y dos pulsadores programables adicionales. El primer paso para empezar a utilizar el reloj es descargar la aplicación Wear Os de Google y vincularlo al smartphone. Para dotar al dispositivo de conectividad 4G independientemente del teléfono y poder realizar llamadas, hay que configurar en un Android una eSIM de Orange. Este operador ha lanzado en España el smartwatch por 39 euros al mes durante 24 plazos. En las pruebas realizadas, ha sido imposible configurar la eSIM con un teléfono de Xiaomi (Mi 9T). Sin embargo, con un Pixel de Google el proceso ha sido intuitivo y sencillo.

El Montblanc Summit 2+, que tiene en su interior un procesador Snapdragon 3100, funciona de forma fluida. En el día a día resulta muy útil de cara a no depender del móvil para realizar pequeñas acciones y estar al tanto de las notificaciones si se sale a la calle o se practica deporte. El reloj permite llamar por teléfono o consultar notificaciones de forma rápida y simple. Además sugiere respuestas inteligentes o emojis para contestar mensajes. También es posible hacerlo escribiendo en un teclado, que pese a tener letras diminutas funciona sorprendentemente bien, y con la voz.

Acciones al dictado

La voz es precisamente la forma más sencilla de manejar el reloj, que cuenta tanto con micrófono como con altavoz. Basta con pulsar un botón y pronunciar una orden para que el asistente de Google se ponga manos a la obra. “Llama a casa”, “despiértame dentro de tres horas” o “llévame al supermercado más cercano” son algunas de las peticiones que se pueden solicitar directamente al dispositivo. El asistente puede enviar mensajes, poner temporizadores o alarmas, informar sobre el tiempo, hacer cálculos, definir palabras o realizar traducciones.

El reloj incluye herramientas útiles para deportistas. Bien sea con Google Fit o con Workout Coach, es posible realizar un seguimiento de la actividad física y obtener ejercicios personalizados y consejos de entrenamiento. El smartwatch puede exponerse al sudor o a la lluvia y no pasa nada por llevarlo puesto al lavarse las manos. Pero Montblanc no recomienda utilizarlo al ducharse, nadar o hacer actividades acuáticas. “Existe riesgo de que entre agua a presión y provoque daños en el reloj”, aclaran. Además, es compatible con Google Pay —dispone de tecnología NFC para pagar— e incluye funciones pensadas para viajeros.

La aplicación Timeshifter ofrece un asesoramiento personalizado para minimizar el desfase horario basado en el patrón de sueño y el plan de vuelo. El objetivo es que al moverse entre países el usuario pueda adaptarse lo antes posible a una nueva zona horaria. La integración de Wear OS permite descargar muchas otras aplicaciones de la tienda de Google directamente desde el dispositivo. De juegos a aplicaciones de música como Spotify o servicios de mensajería como Facebook Messenger y Telegram.

Conclusiones

El Montblanc Summit 2+ es un reloj de lujo elegante y bastante voluminoso pensado para aquellos usuarios que puedan gastarse más de 1.000 euros en un smartwatch. Es una buena alternativa si se desea salir de casa sin móvil pero tener la sensación de llevarlo siempre encima gracias a la posibilidad de recibir notificaciones, hacer llamadas o contestar mensajes.

También cuenta con funciones interesantes para los viajeros y deportistas. Entre las principales contras están la duración de la batería y que no se pueda sumergir en el agua, algo que sí permiten multitud de wearables más baratos.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: