Números

Ser escritor también consiste en ver morir a otros escritores. Cumplir años es ver cómo otros dejan de cumplirlos, y saber que tú, algún día, serás el que dejes de cumplirlos. Nada que no ocurra en todas partes, lo mismo les pasa a los albañiles, a los médicos, a los taxistas, a los jueces. Hace unas semanas, en pleno agosto, murió el escritor malagueño Pablo Aranda, a los 52 años. Pablo era un tipo maravilloso. Revisé con mucha tristeza los últimos guasaps que nos intercambiamos y miré las fechas. Me quedé leyendo esos mensajes como alguien se quedará leyendo los míos cuando me encierren en un número.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: