Muñoz Machado: los ataques a estatuas en EE.UU. son «salvajismo y barbarie»

El director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, en una entrevista con EFE/Chema Moya

El director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, en una entrevista con EFE/Chema Moya

Madrid, 25 jun (EFE).- Como un ejemplo de «salvajismo y barbarie» define el director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, los ataques a estatuas como la de Miguel de Cervantes en EE.UU.: «de vez en cuando aparecen hordas de personajes absolutamente incultos que tratan de revisar la Historia» con argumentos «anacrónicos» e «inútiles».
La destrucción de símbolos es uno de los asuntos que trata Muñoz Machado, Premio Nacional de Ensayo (2013) y de Historia (2018) en su libro «Vestigios», editado por Crítica, en el que habla de «instituciones de las que ahora disfrutamos y que hemos tardado mucho en levantar» y de cómo determinados períodos históricos «muy iconoclastas», como el actual, «tratan de reducirlo todo a ceniza sin fijarse mucho en lo que hacen».
Como lo que se ha visto estos días en San Francisco (EE.UU.) con el derribo de la estatua del misionero español Junípero Serra y con la pintada de «bastardo» aparecida en la de Cervantes, en medio de la ola de protestas raciales que vive el país tras el asesinato del afroamericano George Floyd bajo custodia policial.
Un ejemplo de «de salvajismo y barbarie» que el director de la RAE confía, en una entrevista con Efe, en que sea minoritario: «de vez en cuando aparecen hordas de personajes absolutamente incultos que tratan de revisar la historia con categorías y argumentos que no solo son anacrónicos sino inútiles porque no se puede rehacer la Historia, que es como es, que fue como fue».
«En todos los movimientos colonizadores ha habido momentos de gran gloria y de elogiar y momentos más penosos y terribles», considera Muñoz Machado.
Y sostiene que debería ser obligación de los Gobiernos enseñar unos «mínimos» a todos los ciudadanos para evitar que, por ejemplo, se confunda «a Cervantes con un pistolero». «Lo elemental» debería conocerse por «respeto a la Humanidad».
«La mejor cosa que ha hecho España en el mundo ha sido dar a tanta gente una lengua en la que todos se pueden entender», explica el director de la RAE, que visitó ocho países de Centroamérica y el Caribe, como presidente de ASALE, la asociación que agrupa a todas las academias de español en el mundo, poco antes de que estallara la pandemia de coronavirus.
Una gira en la que constató, dice, «la vigencia, la potencia y la fuerza» que tiene el español en esa zona «de frontera» y la «enorme autoridad» que tiene la RAE, no siempre suficientemente aprovechada por los sucesivos Gobiernos.
Porque la Real Academia de la Lengua es una institución «con una gran potencia diplomática», como lo demuestran, explica, las reuniones que mantuvo con todos los presidentes de gobierno de la zona.
La pobreza y su evolución desde el siglo XVI es otro de los asuntos que aborda en un ensayo reunidos en «Vestigios», donde habla de los sistemas asistenciales en municipios puestos en marcha durante la reforma protestante que hoy todavía se están copiando.
«Que cinco siglos después estemos con lo mismo, con sociedades opulentas en las que sobra el dinero para tantas cosas es oprobioso y una vergüenza para nuestras sociedades», concluye Muñoz Machado, que señala que ahora ya no es un problema local sino global y cada vez mas presente conforme el cambio climático, la sequía y las hambrunas aprieten en África».
Y apuesta en este ensayo por la recuperación de una propuesta del siglo XVI como era el establecimiento de formas de tributación excepcionales para aplicarlas especificamente a la asistencia de los más necesitados.
Son también los más necesitados los que llegan a Europa como refugiados en pos de lo que Thomas Jefferson incorporó como un derecho, la búsqueda de la felicidad, a la que dedica otro de los ensayos.
Muñoz Machado dirige este jueves el último pleno de la Academia de la Lengua antes del paréntesis del verano, eso sí, una reunión que los académmicos celebrarán de forma virtual.
La RAE mantiene sus cifras de visitas tras el récord alcanzado en abril, en pleno confinamiento, en los accesos en línea al Diccionario de la Lengua Española, cuando se llegaron a los cien millones de consultas.
«Es la retribución al trabajo enorme» que está acometiendo la Academia de la Lengua, ha insistido su director, que ha anunciado que para noviembre sacarán su primera «Crónica de la lengua española», un libro que harán anualmente y en el que se reunirán todos los proyectos acometidos en relación a la lengua.
Un volumen en el que los académicos explicarán también sus inquietudes en relación a temas como el lenguaje inclusivo, el de los emojis o el supuesto deterioro de la lengua en el uso en redes.
También se recogerá en este volumen el Diccionario Panhispánico del Español Jurídico, que se presenta próximamente y que, además de incorporar el vocabulario jurídico de cada una de las naciones que hablan español, permitirá acceder a la legislación de todos los países hispanohablantes.
Carmen Naranjo

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: