Misisipi se apresta a retirar emblema confederado de su bandera

El estado estadounidense de Misisipi dio un paso clave para eliminar el símbolo confederado de su bandera, tras semanas de protestas contra el racismo en Estados Unidos.

Luego de que se adoptara una resolución que autorizaba a tratar un proyecto de ley para rediseñar la bandera, la cámara de Representantes aprobó la iniciativa, por 91 votos a 23.

Luego, se presentó en el Senado para una votación final tras la cual, de obtener el visto bueno, debe ser ratificada por un referendo en noviembre.

Con un largo pasado segregacionista, Misisipi es el último estado de la Unión que luce estos símbolos en su bandera, luego que Georgia los eliminara de la suya en 2003.

La cruz azul en diagonal jalonada con pequeñas estrellas blancas sobre fondo rojo representó a los estados del sur, opuestos a la abolición de la esclavitud, durante la Guerra Civil estadounidense (1861-1865).

La bandera forma parte, como las estatuas de los generales confederados o los líderes esclavistas, de los emblemas cuestionados en el marco de las grandes manifestaciones antirracistas que sacuden a Estados Unidos, tras la muerte el 25 de mayo del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía blanco.

«Es hora de que tomemos la decisión en 2020 sobre qué tipo de bandera vamos a tener para representar a este estado», dijo el senador republicano Briggs Hopson a la señal local de ABC.

El proyecto de ley prevé la formación de una comisión de nueve miembros para diseñar una nueva bandera sin la simbología cuestionada, y que incluya la frase «In God, We Trust» (En Dios confiamos).

Si la ciudadanía rechaza el nuevo diseño, Misisipi quedará sin bandera estatal hasta que se apruebe una nueva.

«Esta es una oportunidad para nosotros de encontrar una bandera que unifique a todos los habitantes de Misisipi, y eso es lo que vamos a hacer», dijo el presidente republicano de la Cámara de Representantes, Philip Gunn, a los legisladores, según el periódico Clarion Ledger.

En 2001, Misisipi votó por mantener su bandera actual, aclamada por sus defensores como un orgulloso símbolo del patrimonio y la historia del sur.

El gobernador Tate Reeves, que había tratado de eludir el debate, dijo el sábado que firmará el proyecto de ley una vez que se apruebe. Pero advirtió que cambiar la bandera no terminaría con el racismo ni con las divisiones en el estado.

Unir al estado, escribió en su cuenta de la red Twitter, «será más difícil que recuperarse de los tornados, más difícil que las inundaciones históricas … incluso más difícil que luchar contra el coronavirus».

chp/leo/dg/yow/mls/llu

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: