Miguel Ángel Pichetto criticó la reforma judicial: «La cláusula de Oscar Parrilli es intimidante y autoritaria»

El excandidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio Miguel Ángel Pichetto advirtió el domingo que el cambio que incluyó el senador del Frente Todos Oscar Parrilli en el proyecto de ley sobre la reforma judicial marcará un antes y un después sobre la relación entre los periodistas y los jueces.

«Me parece una locura porque es una cláusula con un componente autoritario«, analizó Pichetto, ahora auditor de la Auditoría General de la Nación (AGN), en Radio Rivadavia.

«De ninguna manera se puede estar de acuerdo con esa cláusula. El cambio agregado por Parrilli es intimidante e impide todo vínculo de los medios de comunicación con los jueces», remarcó.

La «cláusula Parrilli» en realidad es el inciso E al artículo 72 del proyecto: inicialmente, los legisladores escribieron «comunicar en forma inmediata al Consejo de la Magistratura cualquier intento de influencia en sus decisiones por parte de poderes políticos o económicos, miembros del Poder Judicial, Ejecutivo o Legislativo, amistades o grupos de presión de cualquier índole, y solicitar las medidas necesarias para su resguardo», pero Parrilli finalmente sumó «presiones «mediáticas».

Tras esa enmienda, el presidente Alberto Fernández intentó minimizar en Radio 10 lo ocurrido en las comisiones que debatieron el proyecto de ley: «No cambia nada el sentido de la norma, es un agregado casi ocioso porque es casuístico, ya se encontraba incluido bajo el concepto de poderes económicos».

El Gobierno contempló en el proyecto la ampliación del fuero federal -se unifican lo Penal con lo Penal Económico-, y también la creación de un Consejo Consultivo compuesto por once «juristas de reconocimiento indiscutido» que tiene la «tarea de repensar el funcionamiento del Poder Judicial y del Ministerio Público«.

También propuso «un fortalecimiento de la Justicia Federal en el interior del país» a través del desdoblamiento de los juzgados y la creación de nuevos, uno exclusivo para los temas penales y otro para el resto de las causas.

Uno de los motivos de la marcha del 17 de agosto fue justamente el rechazo que provocó la reforma judicial en una parte de la sociedad argentina. Para Pichetto, «el Gobierno reaccionó muy mal, de manera muy agresiva, porque la movilización fue muy importante en todo el país».

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: