Mauricio González, un médico en la primera línea de batalla frente al COVID-19 en Nueva York

Recibió dos disparos en el pecho a pesar de no haberse resistido al asalto cuando salía junto a su novia a hacer un reparto de comida casera, que preparaban para ganar algo de dinero en medio de la pandemia. Hay tres detenidos por el caso que serán sometidos a pericias

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: