Mark Haddon:″Los mitos sobreviven porque son ambiguos»

De pequeño, Mark Haddon (Northampton, 58 años), al que el mundo recordará siempre por El curioso incidente del perro a medianoche (Salamandra), quería ser científico. En concreto, quería ser paleoantropólogo. Quería estudiar los restos homínidos del Valle del Rift, en Etiopía, recuerda. Está sentado en un sofá repleto de cojines cuando atiende la videollamada. Detrás hay una estantería atestada de libros y cómics —entre ellos, Lo que más me gusta son los monstruos, de Emil Ferris—, al cuello lleva anudada una bufanda. El lugar desde el que habla es su casa en la, dice, “tranquila Oxford”. Ha vuelto a correr. Ya está lo suficientemente recuperado del doble bypass al que se sometió a principios del año pasado como para poder hacerlo. ¿Por qué no acabó estudiando paleoantropología? “Oh, no era lo suficientemente bueno en matemáticas, y me di cuenta de que la literatura podía haber algo más emocionante que en la ciencia”, responde.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: