Los mensajes a Trump tras su positivo, entre el «recupérese» y el «se lo dije»

Foto del viernes de un tuit del presidente de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, dijera que él y la primera dama Melania dieron positivo de coronavirus. Oct 2, 2020. Tedros Adhanom Ghebreyesus/via REUTERS

Foto del viernes de un tuit del presidente de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, dijera que él y la primera dama Melania dieron positivo de coronavirus. Oct 2, 2020. Tedros Adhanom Ghebreyesus/via REUTERS

2 oct (Reuters) – El viernes se enviaron numerosos mensajes a Donald Trump desde distintas capitales extranjeras después de que el presidente de Estados Unidos y su esposa dieran positivo en las pruebas de coronavirus, pero no todos expresaron simpatía por un líder cuya respuesta a la pandemia ha sido ampliamente criticada.

Trump, que podría ser expulsado de su cargo en las elecciones del próximo 3 de noviembre, niega las acusaciones de que haya minimizado la gravedad del brote, después de que la nación más poderosa del mundo también se convirtiera en la más afectada por el virus, concentrando alrededor del 20% del número mundial de muertes, que superó el millón esta semana.

La mayoría de las respuestas diplomáticas a la noticia de que Trump, de 74 años, y su esposa Melania dieron positivo en el test de COVID-19 cumplieron con las normas de cortesía acostumbradas, mientras gobiernos de todo el mundo evaluaban cómo podría afectar al resultado de las elecciones de EEUU del próximo mes.

«La de la COVID-19 es una batalla que todos seguimos librando. Todos los días. No importa dónde vivamos», dijo en un mensaje de Twitter el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quien deseó a ambos cónyuges una rápida recuperación.

Pero disconformes con la gestión de Washington de la crisis sanitaria mundial, algunos mensajes aprovecharon para lanzar un dardo a Trump.

«Esto demuestra que el virus no perdona a nadie, incluyendo a aquellos que han mostrado escepticismo. Le deseo una rápida recuperación», dijo Gabriel Attal, portavoz del Gobierno francés.

Si el mensaje uno de los más importantes aliados de Estados Unidos en la OTAN sonó un tanto escueto, los de los medios de comunicación controlados por el Estado chino no ocultaron su satisfacción ante la noticia de que el principal antagonista de su país se ha unido a la lista de enfermos de COVID-19.

«El presidente Trump y la primera dama han pagado el precio de su apuesta por restarle importancia al COVID-19», escribió Hu Xijin, editor en jefe del periódico chino Global Times.

«La noticia muestra la gravedad de la situación de la pandemia en EEUU. Tendrá un impacto negativo en la imagen de Trump y de EEUU, y también puede afectar negativamente a su reelección.»

Hace apenas dos semanas, Trump dijo ante la Asamblea General de la ONU que China, donde el virus se detectó por primera vez a finales del año pasado, debería ser hecha responsable de desatar «esta plaga en el mundo».

Pero fue hace sólo dos días, durante el agrio debate de la campaña presidencial, que el rival demócrata Joe Biden reprochó a Trump su gestión de la crisis en el país.

Tras haber asegurado a los estadounidenses en enero que la amenaza inminente de que la enfermedad se extendiera fuera de China estaba «totalmente bajo control», y de haberles dicho en febrero que el virus desaparecería un día «como por milagro», Trump puso a prueba su credibilidad en abril al sugerir la posibilidad de utilizar inyecciones de desinfectante para eliminar el virus.

El China Daily, el periódico oficial en inglés del país, comentó:

«Desde que salió a la luz a principios de este año, Trump, la Casa Blanca y su campaña han restado importancia a la amenaza y se han negado a cumplir las directrices básicas de salud pública -incluidas las emitidas por su propia Administración- como el uso de mascarillas en público y la práctica del distanciamiento social. En su lugar, Trump ha seguido organizando actos de campaña que atraen a miles de partidarios. El virus ha matado a más de 200.000 estadounidenses e infectado a más de 7 millones en todo el país».

Los mensajes de aliento y las demostraciones de simpatía por Trump fueron más inequívocos en Israel y Taiwán, dos Gobiernos que cuidan en extremo su amistad con Estados Unidos.

«Como millones de israelíes, Sara y yo tenemos en nuestros pensamientos al presidente Donald Trump y a la primera dama Melania Trump, y deseamos a nuestros amigos una completa y rápida recuperación», escribió el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en Twitter, nombrando también a su esposa.

«El Gobierno y el pueblo de Taiwán están con EEUU en este difícil momento», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán en un comunicado.

(Escrito por Simon Cameron-Moore; editado por Raissa Kasolowsky; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: