Lenny Kravitz, la estrella de rock que se encontró en la escritura

Lenny Kravitz (Nueva York, 56 años) repite a menudo la palabra “complicado”. Los últimos nueve meses han sido “complicados”, dice. Escribir un libro de memorias fue “complicado”. Lo que ocurre en Estados Unidos hoy es también “complicado”. Tratar de encontrar una voz, siendo como dice “profundamente bipolar” —“A la vez blanco y negro, judío y cristiano, de Manhattan y de Brooklyn”—, fue quizá lo más “complicado” de todo. En parte, porque lo hizo en una época (los noventa) en la que la industria de la música había llegado a ser millonaria: “Metía a los artistas en cajas que luego etiquetaba y yo no parecía encajar en ninguna”, afirma.

Seguir leyendo

Tres discos imprescindibles

‘Let Love Rule’ (1989). Su primer álbum resultó incontestable. La industria buscaba un ídolo rock capaz de llenar pabellones y este era Lenny Kravitz. En el trabajo suenan sus obsesiones: Jimi Hendrix, Prince y James Brown.

‘Mama Said’ (1991). Una canción como ‘Always On The Run’ suena todavía potente. Incluye baladas lennonianas y distintos guiños a Prince. Kravitz se muestra como una estrella imparable.

‘Strut’ (2014). A mediados de los años noventa se desvaneció. Parecía, con menos de 40 años, un rockero jubilado. Sus discos pasan de puntillas. Conviene por ello retomar ‘Strut’, álbum ecléctico y bailable que le hubiese encantado grabar a Mick Jagger.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: