Las obras de un bar de Sevilla desvelan un baño islámico del siglo XII decorado en su totalidad

El hamam de la calle Mateos Gago de Sevilla, a escasos metros de la catedral, ha sido el más concurrido de los baños islámicos en los últimos cien años; aunque sus clientes no han acudido precisamente a bañarse, sino a mojarse por dentro con la cerveza del bar Giralda. La remodelación que hizo el arquitecto regionalista Vicente Traver a principios del siglo XX para convertir el edificio en un hotel ocultó, y preservó así, un hamam almohade del siglo XII que ha aflorado con la reforma que comenzó el pasado verano. Las obras de rehabilitación han dejado a la vista pinturas murales de gran calidad que cubrían todo el espacio y que son únicas en España y Portugal donde todos pensaban que había solo “un pastiche neomudéjar”, en palabras de Fran Díaz, el arquitecto encargado de la reforma.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: