La mudanza del Museo Arqueológico de Sevilla permite localizar piezas extraviadas durante 80 años

Cuando Julia Herce, conservadora del Museo Arqueológico de Sevilla, vio apoyado sobre la pared uno de los mosaicos que representa el mito del rapto de Europa pegó un grito que asustó a sus compañeros. “Sabíamos que tenía que estar por aquí, pero no lo habíamos encontrado nunca”, explica ilusionada. Las antiguas excavaciones en 1886 en la ciudad romana de Itálica, la actual Santiponce, en Sevilla, sacaron a la luz ese mismo puzle de teselas que se trasladó al museo en los años cuarenta. Hace tres meses, cuando los técnicos prepararon las labores de mudanza de las obras que alberga, volvió a ser localizado. En los almacenes han podido identificar además dos sarcófagos infantiles de plomo, también de Itálica, o el suelo de adobe del santuario tartésico del Carambolo.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: