La explosión literaria del Pacífico: una mirada distinta a Colombia

La madre de Ignacio Gutiérrez —un radiólogo de buen humor que vive en Medellín— tiene 91 años y un deseo clave antes de morir: ver ballenas. Pero no cualquier tipo de ballenas, dice, sino “ballenas que subían del agua y no volvían a bajar”. La anciana quiere contemplar las ballenas jorobadas que viajan todos los años desde el mar helado en el sur de Chile hasta aguas más cálidas en la costa pacífica colombiana. “Podría haber sido el final de mi mamá”, piensa Ignacio sobre la travesía de su familia por la selva densa del litoral pacífico colombiano, una de las esquinas más biodiversas del mundo. Una selva “hermosa e inhumana” en la que Ignacio es el narrador en la nueva novela del escritor colombiano Tomás González (Medellín, 70 años) , El fin del Oceáno Pacífico (Seix Barral). “Todos estábamos de acuerdo en que lo más importante era que mi mamá alcanzara a ver las ballenas, pasara lo que pasara”.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: