La España vacía… y opresiva

Hay libros, fábulas y un discurso hoy dominante que intenta hacernos creer que el campo, el pueblo, es una cápsula de bienestar y valores que se han perdido en el ajetreo de la ciudad. Y es cierto que en esa España vacía no hay prisa, ni estrés, ni contaminación y que por justicia merecen los servicios adecuados, bla bla, bla. Pero quien esto escribe no compra la idealización. Libros mediante.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: