La Ciudad habilitó un nuevo canal de consultas domésticas: cuáles son los temas que más angustian a los porteños

El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, mediante la subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural y la Secretaría de Innovación y Transformación Digital, lanzó hace más de una semana un nuevo canal de atención gratuita para asesoramiento y contención familiar.

Durante los primeros siete días, centenares de familias porteñas se comunicaron con esta línea en donde un equipo de psicólogos y orientadores se encargan de contener y asesorar a quienes sufren malestares propios de la convivencia y del distanciamiento con otros seres queridos.

En un 88% las consultas las realizaron mujeres y, del total de personas que se contactaron, un 15% eran migrantes. En cuanto a los motivos, los problemas de comunicación internos (36%) encabezaron el listado, siguiendo los problemas con la pareja (33%), ansiedad por la cuarentena (22%) y miedo a contagiarse el virsu (9%).

Los sentimientos que más experimentaron los porteños sobre la cuarentena son preocupación (37%), incertidumbre (33%), intranquilidad (19%) y nerviosismo (17%), tal como indicó el estudio realizado por la Dirección General de Antropología Urbana del Gobierno de la Ciudad.

“Nosotros hacemos trabajos de campo con ls familias a través de las comunas, los hospitales, clubes y colegios. Nuestro objetivo siempre es llegar a los vecinos que más dificultades tienen y menos herramientas poseen a disposición”, indicó Marcela Casabella, directora general de Desarrollo Familiar de la Ciudad, a Infobae.

El área que encabeza Casabella detectó que las problemáticas más frecuentes se centran en la distribución de las tareas de la casa, el reparto de las responsabilidades de cuidado de menores y adultos mayores y la dificultad para organizar el tiempo del trabajo y el tiempo con la familia. A estos temas se le suman la dificultad en el diálogo y la comunicación, la ansiedad general por aislamiento y la imposibilidad de establecer estas normas para convivir, como tareas escolares u organización de las comidas.

“Chateamos con el vecino y relevamos ese abordaje. La idea es que se otorgue de manera natural. Recibimos miles de llamadas por temas relacionados a la salud mental (angustia, estrés, desgaste, incertidumbre). Lo que en estos meses se generó es la dificultad en la coparticipación familiar. Problemas específicos con los trabajos en casa y la imposibilidad de que los chicos vayan a la escuela”, sostuvo Casabella.

“Detectamos una necesidad concreta y trabajamos en el desarrollo de un dispositivo de atención que nos permite como Estado, acercarnos a las familias que necesitan orientación y contención frente al desafío que genera el aislamiento social” contó Pamela Malewicz, subsecretaria de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural.

“La cuarentena generó un cambio de hábitos en casa que ponen a prueba la convivencia familiar. Atentos a esto, desde la Ciudad brindamos apoyo y asistencia a las familias a través de WhatsApp, entendiendo que pueden estar transitando por una situación difícil debido al encierro. Una vez más, la tecnología nos permite estar cada vez más cerca de los porteños”, indicó Fernando Benegas, secretario de Innovación y Transformación Digital.

¿Cómo acceder a este programa? Agendando el número 11-5050-0147. Luego de iniciado el chat, se debe realizar la consulta por Contención Familiar y allí se desplegará una serie de opciones para indicar el motivo de la solicitud: si se trata de una situación de violencia; de la pérdida de un familiar; por temas de comunicación familiar; deterioro de vínculos; o soledad y angustia. De esta manera, se confirmará si la persona requiere la orientación de un profesional o debe ser derivado a otras líneas de atención como el 144 en casos de violencia de género, por ejemplo.

La línea de contención familiar está disponible de lunes a viernes de 8 a 21 horas a través del chatbot porteño (WhatsApp o sitio oficial de la Ciudad).

“Esta propuesta no requiere presupuesto adicional, ya que fue generada por el equipo de la Dirección General de Desarrollo Familiar, que trabajaba en programas como ‘Familias en Red’, ‘Familias en el Deporte’, ‘Espacio Familia’ y ‘Observatorio de Familias’ donde intervenían en diferentes contextos como ser eventos deportivos y masivos, las comunas o las escuelas por ejemplo”, contó Casabella.

La funcionaria completó: “De alguna manera esto se hizo para que los vecinos puedan desahogarse y que encuentren en nuestra ayuda una solución para organizar tal desborde. Buscamos, principalmente, que fortalezcan en diálogo y la palabra con sus seres queridos”.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: