Keniana Jepchirchir, campeona del mundo de medio maratón

Amable y muy apasionado por la docencia, era muy cercano a los estudiantes. Fue decapitado en plena calle, el viernes por la tarde, cerca de la escuela donde trabajaba, en Conflans-Sainte-Honorine, una pequeña localidad de 35.000 habitantes ubicada a 30 kilómetros de París

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: