Kamala Harris vs Mike Pence: quién ganó el tenso y monótono debate entre los candidatos a la vicepresidencia de EE.UU.

  • Anthony Zurcher
  • Corresponsal de la BBC en Washington DC

Título del video,

Kamala Harris y Mike Pence centraron su debate principalmente en cómo Donald Trump gestionó la pandemia de coronavirus.

Los debates vicepresidenciales rara vez alteran las carreras presidenciales, y el enfrentamiento entre Kamala Harris y Mike Pence el miércoles parece destinado a no ser diferente.

Ambos candidatos tuvieron momentos fuertes y algunos tropiezos en el transcurso de la noche, pero en lo que respecta a recuerdos duraderos sobre lo que se dijo son pocos y distantes entre sí.

Si esta fue una ronda que mostró el futuro de los partidos Demócrata y Republicano, los verdaderos fuegos artificiales tendrán que esperar por los próximos años.

Un resultado de este tipo, en sí mismo, es una buena noticia para los demócratas y Joe Biden, quienes las encuestas sugieren que están liderando la carrera, una pieza más para su campaña y un paso adelante cerca del día de las elecciones.

Ambos candidatos hicieron todo lo posible para defender a su respectivo compañero de fórmula y lanzar ataques a los candidatos de la boleta opuesta.

Sin embargo, los participantes en este debate miran más allá del 3 de noviembre.

Pence, como la mayoría de los vicepresidentes, tuvo sus ojos puestos en una candidatura presidencial propia.

Para hacer eso, buscó ganarse la base de Trump y, al mismo tiempo, lanzar una red más amplia a los republicanos y a los independientes de derecha que pueden estar descontentos con la política trumpiana.

Y así, durante todo el debate, defendió a Trump, pero también trató de forjar su propia identidad.

Harris, quien en este momento el año pasado se postuló para la presidencia, trató de demostrar que es una abanderada hábil de los demócratas una vez que Joe Biden abandone el escenario político.

Cuando se le dio la oportunidad, habló sobre su educación y antecedentes, aprovechando la oportunidad para presentarse a una audiencia estadounidense más amplia.

Cruce de palabras sobre el coronavirus

No es sorprendente que la pandemia de coronavirus fuera el tema de apertura del debate y, como era de esperar, Harris pasó la mayor parte de su tiempo en el ataque.

Pence, por otro lado, se centró principalmente en la defensa.

Tal es la realidad política actual, dado que actualmente es el gobierno de Trump el que manda.

La línea más clara de Harris fue citar estadísticas (210.000 estadounidenses muertos) y acusar al gobierno de Trump de «ineptitud» e «incompetencia».

Pie de foto,

Trump confirmó que dio positivo por covid-19 la pasada semana.

Pence tenía lista su respuesta. Dijo que el plan Biden-Harris es en gran medida una copia de lo que Trump ya estaba haciendo.

Sorprendentemente, ninguno de los candidatos dedicó mucho tiempo al hecho de que la propia Casa Blanca se ha convertido en el último foco de contagio del coronavirus en EE.UU.

Una línea de ataque obvia para Harris quedó sin explotar.

Dado que las encuestas sugieren que el manejo del virus es la mayor debilidad de la campaña de Trump, un empate sobre el tema es un éxito para Pence.

Energía y medioambiente

Si Pence estaba a la defensiva por la pandemia de coronavirus, cuando el tema se centró en el medio ambiente fue su ocasión para atacar.

Biden ha ampliado su plan para abordar el cambio climático desde las primarias demócratas, y Harris fue una de las patrocinadoras originales de la propuesta climática Green New Deal(Nuevo Acuerdo Verde).

Si bien eso les ha valido elogios de los ambientalistas de izquierda, hay votantes en estados indecisos como Pensilvania y Ohio que podrían ver más regulaciones gubernamentales como una amenaza para su sustento económico, una realidad que Pence intentó explotar.

Aunque reconoció que «el clima está cambiando», advirtió que el Green New Deal «aplastaría la energía estadounidense». Acusó a Biden de querer «abolir» los combustibles fósiles y prohibir el fracking, lo que Harris señaló que era falso.

Sin embargo, Biden ha tenido que caminar una línea muy fina con el medioambiente.

Durante el debate, Harris dijo que el cambio climático es una «amenaza existencial» para el mundo, pero tanto ella como Biden han evitado una defensa completa del tipo de respuesta gubernamental que tal amenaza requeriría, probablemente porque corre el riesgo de alienar a votantes clave en estados clave.

Raza, policía y protestas

Como hizo Trump una semana antes, Pence intentó pasar rápidamente la discusión sobre discriminación racial y fuerza policial excesiva a una condena de las protestas, a veces violentas, que han ocurrido en ciudades estadounidenses.

Dijo que confiaba en el sistema de justicia y que sugerir que la nación es sistemáticamente racista es un insulto a los hombres y mujeres en las fuerzas del orden.

Eso preparó la réplica más poderosa de Harris.

Pie de foto,

Una mosca se posó sobre la cabeza de Pence durante el debate.

«No estoy aquí para ser sermoneada por el vicepresidente sobre lo que significa hacer cumplir las leyes de este país», dijo secamente la exfiscal de San Francisco y fiscal general de California.

Luego señaló los problemas de Trump, tan recientemente como el debate de la semana pasada, para condenar de manera clara y concisa a los supremacistas blancos, y concluyó que «esto es lo que tenemos como presidente».

Por supuesto, hubo una mosca en la cabeza de Pence durante casi la totalidad de este momento, que será probablemente de lo que todos estarán hablando en los próximos días.

Una cuestión de tono

Los recuerdos del debate presidencial de la semana pasada están probablemente relacionados con el tono y los comportamientos: las constantes interrupciones de Trump y los ocasionales destellos de temperamento de Biden.

Ambos candidatos claramente tenían esto en mente cuando se sentaron detrás de sus mesas protegidas con plexiglás.

El comportamiento típicamente tranquilo y metódico de Pence sirvió como un contrapunto constante a la anterior actitud de Trump.

Sin embargo, en muchas de las ocasiones en que interrumpió, Harris tuvo lista una respuesta.

«Señor vicepresidente, estoy hablando«, dijo la senadora. «Si no le importa dejarme terminar, entonces podemos tener una conversación».

Pie de foto,

Harris le pidió a Pence durante varios momentos que la dejara terminar de hablar.

Dada la dinámica del debate -un hombre blanco interrumpiendo a la primera mujer negra candidata a la vicepresidencia- fueron momentos tensos para Pence, dado que podría parecer grosero para sus seguidores republicanos del medio oeste.

Es más, Pence no pareció respetar tampoco por momentos a la moderadora, Susan Page, y dado que las mujeres votantes estadounidenses se han vuelto drásticamente contra la candidatura Trump-Pence, el tiempo extra que ganó para hablar con sus interrupciones puede haber tenido un precio político.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: