Justicia europea rechaza la solicitud de puesta en libertad del principal sospechoso del caso Maddie

El principal sospechoso de la desaparición de la niña británica Maddie McCann sufrió un revés judicial el jueves en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que rechazó su apelación contra una condena en otro caso de violación, lo que significa que permanecerá en prisión.

Christian B. fue condenado en diciembre de 2019 a siete años de cárcel por la violación y el robo en 2005 en Portugal de una estadounidense de 72 años, en el mismo pueblo, Praia da Luz, donde la pequeña Maddie desapareció en mayo de 2007.

Pero el acusado ponía en entredicho la validez de la orden de detención europea por la que fue arrestado en Italia en 2008 y apeló al tribunal federal de justicia alemán, quien a su vez acudió al TJUE, cuya sede está en Luxemburgo.

La orden de detención se refería inicialmente a un asunto de narcotráfico por el que Christian B. cumple actualmente una condena en la cárcel.

Pero según el tribunal, las autoridades italianas, que lo habían detenido y enviado a Alemania, habían dado su acuerdo también para que fuera juzgado por este caso de violación.

El acusado había solicitado una puesta en libertad anticipada antes de la fecha prevista, el 7 de enero de 2021, y hubiera podido ser liberado si el TJUE hubiera anulado la condena pronunciada por la violación en Portugal.

Pero la decisión de este jueves significa que cuando termine su condena por narcotráfico, el acusado tendrá que empezar a cumplir la pena por violación.

La decisión significa que una vez cumplida su condena por tráfico de drogas, Christian B. tendrá que cumplir su condena por violación, mientras que la investigación sigue en curso en el caso Maddie.

Este hombre de unos 40 años fue identificado hace unos meses como el principal sospechoso del asesinato de la niña de tres años, que estaba de vacaciones con sus padres cuando desapareció una noche de la habitación del hotel donde dormía.

En el momento de los hechos, el sospechoso vivía a pocos kilómetros del hotel en la pequeña localidad costera portuguesa de Praia da Luz.

A mediados de junio, la fiscalía de Brunswick explicó que tenía «pruebas o hechos concretos» pero no «pruebas forenses» como por ejemplo restos del cuerpo.

Los investigadores alemanes no descartan la posibilidad de que Christian B., también condenado por violación en Portugal, pueda estar involucrado en otros casos aún no resueltos.

En particular, están estudiando un posible paralelo con un caso de desaparición, el de la pequeña Inga en 2015 en un bosque de la región alemana de Sajonia-Anhalt.

También se están investigando otros varios asesinatos de niños y jóvenes sin resolver en Europa, en particular en Bélgica y los Países Bajos.

Además del caso Maddie, Christian B. también está siendo investigado por la agresión sexual a una niña de 10 años en la región del Algarve en abril de 2007, unas semanas antes de que la niña británica desapareciera.

«Se le acusa de masturbarse delante de la niña», dijo Hans Christian Wolters, añadiendo que la investigación se abrió el año pasado.

Wolters dijo el martes a la AFP que en junio se abrió una nueva investigación sobre la violación de una niña irlandesa en 2004 en el Algarve donde McCann desapareció.

oaa/ylf/bl/pc

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: