Jason, un misterio en viñetas

Jason todavía recuerda la primera vez. Tenía 13 años. Dice que fue “algo mágico” y que, esa noche, se quedó tumbado en la cama sin pegar ojo. Supo enseguida que estaba “enganchado”, no paraba de darle vueltas a qué podría ocurrir después. Solo deseaba levantarse, y retomar los lápices. Nunca, hasta ese día, había escrito y dibujado una historia. Nunca, desde entonces, dejó de hacerlo.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: