Insólito: el abogado de Lázaro Báez fue interrumpido por el altavoz de un camión «chatarrero» y no pudo continuar con su alegato

El abogado de Lázaro Báez tuvo un imprevisto durante la audiencia del juicio oral por «La Ruta del dinero K«, celebrada este jueves. Juan Martín Villanueva estaba dando su alegato por videoconferencia cuando fue interrumpido por el megáfono del camión «chatarrero».

El letrado intentaba argumentar que las acusaciones contra el contratista K eran falsas y que no hubo delito precedente, cuando se empezó a escuchar la voz de un hombre que anunciaba por altavoz que compraba muebles y electrodomésticos usados. En ese momento, el hombre a cargo de la defensa de Báez tosió de forma nerviosa.

Al parecer, la camioneta del «chatarrero» comenzó a acercarse y el letrado se lo tomó con humor: «Bueno me está pasando el mismo señor que le pasaba al doctor (Abel) Córdoba, les pido disculpas por eso. Espero que se me escuche«, señaló mientras continuaba con su exposición.

El ruido continuó y comenzó a molestar al abogado, quien interrumpió lo que estaba diciendo y solicitó: «Les pido disculpas, si me aguardan un segundo nada más a que termine…».

En ese momento, el juez Néstor Costabel le dio lugar al pedido y argumentó: «Vamos a parar porque esto se superpone mucho«.

Tras la palabra del magistrado, la sala virtual quedó en silencio por alrededor de 55 segundos y solo se podía escuchar la voz del hombre que informaba a los vecinos lo que estaba dispuesto a comprar. Pasada la incomodidad, Villanueva se relajó y se lo pudo ver reír por la situación. En el audio también se escuchaban las risas de otros participantes de la audiencia.

«No sé ahí si se sigue escuchando», consultó el abogado dispuesto a retomar el alegato. Y Costabel lo autorizó a seguir al señalar: «Ya se fue alejando».

Antes de continuar, el representante legal de Báez bromeó: «Por ahí vivimos cerca con el doctor Córdoba porque tenemos los mismos problemas».

El Tribunal Oral Federal 4 retomó el juicio oral por «La Ruta del dinero K» de manera virtual, donde se juzga a Lázaro Báez y a sus cuatro hijos por maniobras de lavado de dinero, calculadas en 55 millones de dólares. El debate se había suspendido el 11 de marzo con la primera parte del alegato de la Oficina Anticorrupción (OA).

Este jueves, en la segunda jornada del alegato, que terminará la semana próxima, la defensa de Lázaro Báez pidió la nulidad de la investigación alegando que fue «una operación de inteligencia estatal y paraestatal» con participación de «medios de comunicación».

Según informó Télam, Báez estuvo ausente en la audiencia virtual porque se negó a ser trasladado a la sala de videoconferencia del penal de Ezeiza por miedo a contagiarse coronavirus.

En las últimas horas, el dueño de Austral Construcciones aseguró no poder afrontar la caución de 386 millones de pesos que se le fijó para excarcelarlo y pidió que se le otorgue la prisión domiciliaria mientras se tramita la apelación.

El contratista oriundo de Santa Cruz está detenido desde 2016 y en la última semana la Cámara de Casación Penal le ordenó al TOF 4 reducir su fianza alegando que ya lleva cuatro años y medio con prisión preventiva sin condena firme, pese a que el plazo máximo es de tres años.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: