Hallado en Antequera un cuarto dolmen funerario

La extraordinaria construcción del Dolmen de Menga en Antequera (Málaga) hace casi 6.000 años siempre ha intrigado a los investigadores. Primero, por los numerosos conocimientos de arquitectura e ingeniería que hacían falta para su edificación. Segundo, porque no está orientada hacia el nacimiento del sol como los demás monumentos megalíticos, sino que mira a la Peña de los Enamorados, macizo de roca caliza cuyo perfil recuerda al de la cara de una persona tumbada. Esas circunstancias hacían sospechar que quienes habían levantado esta cámara funeraria —además de las de Viera y El Romeral, cercanas y posteriores en el tiempo— tendrían que haber ensayado antes su construcción y que la montaña con rostro humano debía tener una significación especial para aquellos pobladores neolíticos. Ambas hipótesis se han confirmado en apenas tres días de excavación en la zona norte de la Peña de los Enamorados, donde se ha constatado la presencia de un cuarto dolmen, menos monumental que los tres anteriores pero de gran importancia sagrada.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: