Global Pride 2020: cómo fue el evento virtual por el Orgullo Gay

“¡Happy Global Pride! ¡Que viva el orgullo mundial!”, repitieron voces de todo el planeta, del sábado 27 a las 2 de la mañana al domingo 28 a las 5 de la madrugada (hora argentina) en la primera marcha virtual Global Pride 2020, como antesala del Día Internacional del Orgullo. Una inédita y poderosa fiesta LGTBI, con activistas, colectivos y artistas vía streaming, por resguardo ante la pandemia. ¿Quiénes olvidarán la fuerza de este evento multicolor sin barreras sexuales ni de género?

Lo siguieron por varias plataformas más de 300 millones de personas y tuvo varias perlas famosas: una hora y media antes del cierre, a eso de las 3.40 del domingo, participó Elton John junto a su marido, David Furnish. Dos miembros ilustres de la comunidad internacional por los derechos gays y por la no-discriminación en ninguna de sus formas. Y otras estrellas se sumarían en momentos estratégicos: Village People, Thelma Houston, Olivia Newton John, Pabllo Vittar, Kesha, Adam Lambert, Pussy Riot y Melanie C (de las Spice girls), entre cientos.

Pero lo distintivo del Global Pride 2020 fue su logística, con participaciones grabadas en el orden de los cambiantes husos horarios: arrancó en Hong Kong y finalizó en Australia, siempre en forma virtual, por la distancia física que impuso el coronavirus. El cantante y activista Todrick Hall fue el anfitrión desde su canal de YouTube, y desde la web oficial www.globalpride2020.org. Así, a medida que giraba la Tierra pasaban los testimonios de referentes y militantes desde los cinco continentes.

Hubo marchas en Estambul y otras partes del mundo. Foto: EFE/EPA/SEDAT SUNA
Hubo marchas en Estambul y otras partes del mundo. Foto: EFE/EPA/SEDAT SUNA

Todxs para celebrar el “Global Pride 2020. Existir, Persistir, Resistir” (tal su título completo), y de cara al Día Internacional del Orgullo de este domingo 28. En sintonía aumentaban las donaciones (hasta llegar a los 50 mil dólares), con destino para las fundaciones y ONG’s nucleadas. Un contador del dinero recaudado figuraba en el chat lateral de la pantalla de YouTube, mientras los intérpretes de lengua de señas traducían cada declaración.

¿Cómo sintetizar las visiones de 90 países, incluida la Argentina? Todos marcaban la idiosincrasia de la cultura (y de la cultura gay respectiva), con sus problemáticas puntuales. En los países europeos y orientales donde los homosexuales son perseguidos; en las comunidades africanas y latinoamericanas en las que la vulneración de derechos recrudece con la crisis del coronavirus. Como dijo uno de los representantes de Panamá Pride: “La pandemia es una excusa para volvernos a meter dentro del closet”.

Las denuncias convivieron con las reflexiones; las músicas, con los saludos y la elegancia exclusiva para el Global Pride: gays con los rostros pintados, lesbianas de estilos innumerables, trans y drag queens sonrientes y performáticas.

Las banderas de seis colores flamearon en las pieles presentes. También resonó la memoria de George Floyd y de los afrodescendientes con sus proclamas LGBTI+. “Debemos renovar nuestras consignas para cuando volvamos a marchar sin riesgos, en 2021”, dijo Amazin LeThi, la actriz, especialista en fitness y oradora motivacional de origen vietnamita, desde Gran Bretaña.

A las 16.40 del sábado, faltaba poco para la delegación virtual argentina. Según el huso horario, justo después de los miembros de Bermuda Pride, Winter Pride Fest Puerto Rico, Bahamas Pride, Pride Trinidad & Tobago, Jamaica Pride, Barbados Pride, Surinam Pride y sus pares de Guyana. La intervención local transcurrió de 17.15 a 17.23. Arrancó con un brevísimo video de la Marcha del Orgullo LGBT del 2 noviembre de 2019 (aquí se hace lejos del frío, para poder liberar los cuerpos en Capital Federal). Se volvieron a escuchar los cánticos, a vibrar las danzas y a registrar los cuerpos de adolescentes y adultos, de Plaza de Mayo hasta Plaza Congreso. ¿No hubiera valido que el extracto audiovisual de la Marcha criolla durara unos segundos más?

Una voz en off aportó historia en el Global Pride 2020: “En 1967 se creó la primera organización gay. En 1992 fue la Primera Marcha del Orgullo en Buenos Aires”. Los rostros con glitter, los músculos con cueros, los paraguas, las gorras y las emblemáticas carrozas que avanzan año a año por Avenida de Mayo se materializaron unos instantes en esta enorme marcha online planetaria.

Después hablaron los programados argentinos, sin subtítulos en inglés. La Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia de la Nación, Vilma Ibarra, una de las impulsoras de la Ley de Matrimonio Igualitario, expuso: “Van casi diez años de esta sanción en Argentina, que tomó el ejemplo de la ley española. Cada vez que aprobamos una norma que reconoce derechos históricamente negados estamos haciendo una sociedad mejor. Porque los derechos no se otorgan, se reconocen”. Y acentuó: “Queremos vivir en sociedades libres donde se les reconozca la dignidad a las personas. No vamos a retroceder”.

En concordancia disertaron los diputados nacionales Maxi Ferraro, quien recordó al mítico Carlos Jáuregui, y Leonardo Grosso, quien habló de los nueve años de la Ley de la Identidad de Género y de la pendiente “inclusión laboral trans”. Cerró así: “Con el nuevo empujón que nos da el feminismo vamos por las cosas que faltan”. Y María Rachid, legisladora porteña y miembro de la Federación Argentina LGBT (FALGBT), logró un plano más emotivo: “Para soñar, nunca menos que la igualdad. Porque al final lo imposible sólo tarda un poco más. Fuerza a todes, por la igualdad global”.

Prosiguió Marcela Romero, directora de la Casa Trans Argentina y Coordinadora Regional de la Red latinoamericana y del Caribe. Categórica y sustancial: “En el Día Mundial del Orgullo LGTBIQ exigimos igualdad y respeto a la identidad de género de las personas trans”. Quedaba Esteban Paulón, también de la FALGBT: “En este contexto de pandemia se ven como nunca las desigualdades y violencias a las que están expuestas la población de lesbianas, gays, bisexuales, trans y otras orientaciones sexuales e identidades de género”. Y llamó “a un abrazo global para garantizar un mundo en que quepan todos los mundos”.

Luego llegó online la gente de Chile, evocando las noticias de asesinatos de homosexuales y otras penurias revertidas: “COVID-19 tuvo un efecto muy negativo en este orgullo y la visibilización de esta lucha. Ya volveremos a estar juntxs en las calles”. Incluso aparecerían varios líderes políticos, algunos más cercanos que otros a la filosofía del Global Pride: el ex vicepresidente de EE.UU, Joe Biden; el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau; el Presidente de Austria, Alexander Van der Bellen; Vladirmir Luxuria, la primera mujer trans en integrar el Parlamento de Italia; el Alcalde neoyorquino Bill de Blasio; su par londinense Sadiq Khan, y hasta la Primera Ministra de Noruega, Erna Solber y el Presidente de Islandia, Guoni Johannesson.

Casi diez horas después, el evento multicolor y consciente comenzaba a bordear su fin. Eran casi las 5 de la mañana y el sueño local se abría al Día del Orgullo Mundial. Entre cientos de miles, flotaron en el aire online los conceptos del doctor Ranj Singh, el presentador, actor y bailarín británico: “Unámonos y apoyémonos: de eso se trata el orgullo. Todo esto comenzó hace 51 años en Stonewall, un 28 de junio. Esa noche fue un punto de quiebre en la lucha LGBTI+. No lo olviden: ustedes importan y merecen ser amados”.

Seguinos en Todes Nosotres (@tntodesnosotres)

Conocé nuestra comunidad de Diversidad e Inclusión en todas las redes sociales. Historias en primera persona, información, videos explainers y datos para fomentar el respeto y luchar contra la discriminación.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: