García Montero defiende la inclusión del legado de Gil de Biedma en el Cervantes

Una cápsula del tiempo como es la Caja de las Letras, el espacio que el Instituto Cervantes dedica a preservar legados de escritores, intelectuales, artistas… parece adecuado para recoger documentos de un poeta para quien el paso del tiempo fue fundamental en su corta obra, Jaime Gil de Biedma: “Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”, escribió en su célebre poema No volveré a ser joven. De ese tiempo que vivió Gil de Biedma (Barcelona, 1929-1990) contó, en una versión revisada de sus diarios Retrato del artista de 1956, detalles sórdidos de su comportamiento, como sus experiencias homosexuales con menores en la prostitución de Manila, en un viaje a Filipinas. Una experiencia de la explotación del ser humano que le llevó a escribir a su regreso: “Es una pesadilla cuya realidad voy aplazando; duele todavía y el día que deje de dolerme habré dejado de ser una persona decente”.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: