Fuertes protestas en Colombia por agresión policial que mató a un hombre en Bogotá

Violentas protestas estallaron este miércoles en Bogotá y otros puntos de Colombia, a causa de la muerte de un hombre que recibió en el suelo repetidas descargas con un arma eléctrica cuando era inmovilizado por dos policías.

La agresión policial ocurrió en el noroeste de Bogotá y se dio a conocer inicialmente a través de un video que desató la ira popular contra el cuerpo de uniformados.

En la secuencia de unos dos minutos se muestra a dos efectivos cuando reducen a Javier Ordóñez, un abogado de 46 años y padre de dos hijos. Ya en el suelo, le propinan al menos cinco descargas de varios segundos con un arma eléctrica.

«Ya, por favor, no más», se escucha suplicar a Ordóñez en repetidas ocasiones.

El caso evocó el del afroestadounidense George Floyd, quien en mayo murió asfixiado a manos un policía blanco que desoyó sus suplicas mientras le inmovilizaba durante un procedimiento. Tras su deceso se desataron fuertes protestas en el noroeste de Estados Unidos que todavía se mantienen.

En el presunto homicidio que envuelve a uniformados colombianos todavía no se conocen las circunstancias y causas precisas del fallecimiento del hombre.

Luego de recibir descargas eléctricas, Ordóñez fue conducido a un puesto policial y de ahí a una clínica donde falleció a primeras horas de este miércoles.

Según el coronel Necton Borja, comandante operativo de la policía de Bogotá, el episodio se produjo cuando uniformados acudieron a atender un supuesto desorden provocado por «personas (…) en estado de alicoramiento».

Ordóñez intentó «golpear a los policiales», tras lo cual fue sometido con «un arma no letal», dijo el oficial a W Radio.

– Indignación  –

En la tarde cientos de personas se lanzaron contra el puesto de policía donde Ordóñez fue llevado antes de morir.

Al grito de «resistencia», los manifestantes arrojaron pintura roja y piedras contra el Centro de Atención Inmediata (CAI) y la emprendieron contra un vehículo de la fiscalía, según presenció un reportero de la AFP.

La policía trató de dispersar la multitud con granadas de estruendo y gases lacrimógenos, pero la protesta fue creciendo y ampliándose a otros barrios de Bogotá.

Medios locales reportaron disturbios, incendios y ataques a una decena de puestos de policía en el norte y el occidente de la capital. También hubo revueltas en Medellín (noroeste), Cali (suroeste) y Neiva (centro).

Las autoridades no han ofrecido un balance del estallido de las manifestaciones contra la policía.

La alcaldesa de la capital colombiana, Claudia López, denunció la muerte de Ordóñez como un «abuso policial».

Y anticipó que buscará «una reestructuración profunda y seria al interior de la policía», al tiempo que exigió «una condena ejemplar» contra los uniformados involucrados.

Según López, en lo que va del año se ha presentado 137 denuncias por uso excesivo de la fuerza de la policía en Bogotá.

«Hay un problema estructural de casos de abuso policial y, además, impunidad», se quejó López tras una reunión con organismos oficiales y de derechos humanos.

– Sanciones en curso –

El presidente conservador Iván Duque también rechazó la actuación de los uniformados.

«Hemos visto hechos dolorosos el día de hoy (…) A cualquier deshonra del uniforme tenemos que exigir que se apliquen sanciones oportunas», declaró el mandatario en un evento público.

De su lado, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, aseguró en una declaración a medios que «los dos agentes son ya objeto de investigación disciplinaria y penal».

Sin embargo, el jerarca repudió «el vandalismo y la violencia» de las protestas en un video subido a las redes sociales.

La policía colombiana se ha visto inmersa en varios escándalos por abuso de fuerza.

En noviembre de 2019, Dilan Cruz, un joven de 18 años que participaba de una protesta antigubernamental, fue herido fatalmente en la cabeza con una munición de perdigones disparada por un miembro del escuadrón antidisturbios de Bogotá.

Y en agosto de 2011 un artista urbano identificado como Diego Becerra murió luego de que un policía le disparara mientras pintaba un grafiti en Bogotá.

En 2019, la ONU documentó al menos 15 víctimas mortales de abusos de la fuerza pública en Colombia, según un informe sobre la situación de derechos humanos en el país.

jss-dl/vel/llu

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: