Femicidio de Micaela García: liberaron a Néstor Pavón, uno de los condenados por la violación y el asesinato de la joven en Gualeguay

La Justicia de Entre Ríos excarceló a uno de los acusados en la causa por el crimen de Micaela García, la joven violada y asesinada en abril de 2017 a la salida de un boliche de la ciudad de Gualeguay por un abusador que estaba en libertad condicional y que ya fue condenado a prisión perpetua..

Se trata de Néstor Pavón, exjefe del femicida Sebastián Wagner, quien quedó libre tras cumplir parte de la pena de cinco años de prisión a los que había sido condenado por encubrimiento.

Micaela fue violada y asesinada en 2017. (Foto: Télam).
Micaela fue violada y asesinada en 2017. (Foto: Télam).

La decisión fue tomada este lunes por la Sala 1 en lo Penal del Superior Tribunal de Justicia de la provincia y Pavón fue puesto en libertad hasta tanto se celebre el nuevo juicio al que por el caso, ya que el primero, en el que había sido condenado a cinco años por encubrimiento agravado, fue anulado por la Cámara de Casación de Paraná.

A tres años y medio del femicidio de Micaela, ocurrido en la madrugada del 1º de abril de 2017, Pavón solo fue juzgado por ayudar a Wagner a escaparse hacia Buenos Aires. Tras haber cumplido los dos tercios de la pena y habiendo mantenido buena conducta en la Unidad Penal Nº 7 donde se encontraba alojado, la Justicia consideró que no había impedimentos para otorgarle la libertad condicional y ahora tendrá que resolver la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El femicidio de Micaela García

Micaela fue secuestrada la madrugada del 1 de abril, cuando volvía a su casa en Gualeguay después de haber ido a bailar al boliche King. En el camino fue interceptada por un Renault 18 Break, cuyo paso quedó registrado por las cámaras de seguridad, en el que iban Wagner y Pavón que, según la declaración del primero, habían salido de «cacería».

Wagner fue condenado a prisión perpetua por el secuestro, violación y asesinato de Micaela. (Foto: Télam).
Wagner fue condenado a prisión perpetua por el secuestro, violación y asesinato de Micaela. (Foto: Télam).

La subieron por la fuerza al auto, la violaron por turnos y la estrangularon. Su cuerpo desnudo fue abandonado más tarde en un descampado a dos kilómetros de la ruta 12. La encontraron una semana después.

El primer juicio

Después de casi tres semanas de audiencias y de la declaración de más de 50 testigos, en octubre de ese mismo año condenaron a prisión perpetua a Sebastián Wagner por el secuestro, violación y asesinato de Micaela García y a 5 años de prisión a Néstor Pavón, el dueño del lavadero de autos, por el encubrimiento agravado del crimen.

Para los jueces los testimonios, la autopsia del cuerpo de la víctima, imágenes de las cámaras de seguridad y el entrecruzamiento de los datos de teléfonos móviles dieron por probada la responsabilidad de Wagner, cuyo relato consideraron además como «rebuscado, contradictorio e insólito».

En cambio, no se pudo comprobar la participación de Pavón ni de ninguna otra persona en el crimen de la joven de 21 años, pero sí existen pruebas para responsabilizarlo por encubrimiento agravado. “La prueba es abrumadora”, agregaron los jueces durante la lectura del fallo.

«Yo no la maté, cumplí la ley»

Carlos Rossi, el juez que había liberado al asesino de Micaela, defendió su decisión de otorgarle la salida transitoria al violador.

«Me atormenta el calvario que vivió Micaela, pero yo no la maté. La mató Wagner, que tenía un beneficio y sólo Dios sabe por qué hizo lo que hizo», dijo Rossi en ese momento en conversación con el Diario Uno.

El delincuente había sido condenado por dos violaciones y gozaba del beneficio de la libertad condicional concedida por Rossi, a pesar de que el Servicio Penitenciario provincial le había desaconsejado tomar esa medida. “No me puedo hacer cargo por lo que puede hacer o dejar de hacer una persona que avanza en el régimen de Ejecución de Penas. Yo no hago futurología de los actos de las personas», agregó.

La Ley Micaela

El femicidio llevó a que el Congreso sancionara, por impulso de los papás, la Ley Micaela en diciembre de 2018 que establece la capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en los tres poderes del Estado.

El Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense es la autoridad de aplicación de la Ley Micaela en el Poder Ejecutivo bonaerense para sus 500.000 trabajadores.

Los 135 municipios que componen la provincia de Buenos Aires ya adhirieron a esa ley para capacitar a sus funcionarios públicos para prevenir la violencia de género en todas sus formas.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: