Euforia en los mercados por la vacuna contra el Covid-19 y el triunfo de Biden: bolsas volaron hasta 8,6%

Con un avance del 14%, el índice de energía lideró las alzas entre los 11 principales sectores del S&P 500 y registró su mayor ganancia porcentual diaria desde marzo, ya que los inversores apostaron que la demanda volvería a subir cuando la gente se sintiera más cómoda con la idea de viajar a medida que cede la crisis sanitaria.

«La vacuna está impulsando realmente a los mercados», dijo Chris Zaccarelli, de Independent Advisor Alliance en Charlotte, Carolina del Norte. «La mayoría de los movimientos de las acciones, bonos y materias primas están relacionadas con la luz al final del túnel para la situación del Covid-19».

«Es un punto de inflexión en términos de gasto y de comportamiento del consumidor y augura una buena actividad económica futura mientras empezamos a ver una reversión de las tendencias causadas por la pandemia», agregó.

Las noticias sobre la vacuna generaron una fuerte liquidación de activos de refugio. Los retornos de los bonos del Tesoro se dispararon casi 14 puntos básicos mientras la curva de rendimiento se empinó a su máximo desde marzo por el optimismo acerca de que la mayor economía mundial salga de la recesión inducida por la pandemia.

Los rendimientos a 10 años subieron a 0,954%, desde 0,82% al cierre del viernes y tras escalar al 0,975% más temprano. Paralelamente, los rendimientos a 30 años cerraron en 1,749%, frente al 1,598% del viernes.

Paralelamente, líderes mundiales dieron la bienvenida al resultado electoral en Estados Unidos, felicitando al presidente electo Biden incluso pese a que el actual mandatario, Donald Trump, se ha negado a conceder la derrota.

Frente a este escenario alentador, en Europa, el índice STOXX 600 trepó un 4,1%, lo cual produjo que las acciones tocaran un máximo de ocho meses. Entre las principales bolsas, las que más crecieron fueron las de Madrid (8,6%) y París (7,6%).

Mientras tanto, en Asia, el índice estrella Nikkei de la bolsa de Tokio cerró en fuerte alza de 2,1%, hasta los 24.839,84 puntos, un nivel que no se veía desde 1991. El índice Topix, mucho más amplio, ganó 1,4% a 1.681,90 puntos. El Nikkei ya había subido casi un 6% toda la semana pasada.

Las plazas bursátiles chinas también comenzaron la semana con buen pie: en Hong Kong, el índice Hang Seng subió 1,2% hasta los 26.016,17 puntos, mientras que el índice compuesto de Shanghái progresó 1,9% hasta los 3.373,73 puntos y el de Shenzhen 2,3%, hasta los 2.333,46 puntos.

«Hay cosas buenas y malas (para los mercados financieros) con la victoria de Biden, pero al menos el riesgo de un proceso electoral que se alargue hasta la saciedad se ha desvanecido», estimó Shoji Hirakawa, estratega del Instituto de Investigación Tokai Tokio.

Las bolsas mundiales ya habían avanzado en positivo desde el miércoles pasado, aliviadas de haber escapado de una «ola azul» demócrata, ya que el resultado de las elecciones perfila un equilibrio de poder con los republicanos en el Congreso que limitará el margen de maniobra de Biden para aplicar algunas medidas que figuran en su programa, como la subida de impuestos a los ricos y las grandes empresas y el aumento de la tasa sobre las plusvalías bursátiles.

«Biden tendrá que trabajar con un Senado controlado por los republicanos para adoptar un plan de estímulo presupuestario para apoyar la economía», recuerda Nigel Green, del gabinete de asesoría financiera deVere.

«Podría tener dificultades para conseguir los 3 billones de dólares que quieren los demócratas, pero es probable que (logre) un paquete de una cantidad u otra», añadió Green. Las negociaciones sobre este plan se han estancado en el Congreso en los últimos meses.

El índice CBOE de Volatilidad del Mercado, un barómetro de ansiedad de los inversores, cayó a su nivel más bajo desde fines de agosto, ayudado por varios indicadores macroeconómicos tranquilizadores.

El desempleo retrocedió más de lo esperado en octubre en Estados Unidos, según datos publicados la semana pasada que sugieren que el mercado laboral estadounidense continúa mejorando, a pesar de la lenta recuperación económica y de la pandemia.

La economía china sigue dando señales de recuperación: China registró en octubre un aumento interanual del 11,4% en sus exportaciones mundiales, según cifras publicadas este fin de semana. Esta subida supera los pronósticos.

En sintonía con el entusiasmo en los mercados de acciones, el precio del petróleo crudo subió en torno al 8%, tanto en Londres como en Estados Unidos, por el optimismo sobre un posible rebote de la demanda.

Entre las divisas, el índice dólar, que compara al billete verde con una cesta de seis destacadas monedas, ganó un 0,6%, luego de tocar la semana pasada un mínimo de 10 semanas de 92,12.

El yen, que se había convertido en un refugio favorito, sufrió su mayor pérdida frente al billete verde desde marzo, con la moneda estadounidense escalando hasta un 2,2%. Las divisas que se benefician de la búsqueda por riesgo, como el dólar australiano y la corona noruega, se fortalecieron aún más.

Frente al euro, el dólar avanzó un 0,4% frente al euro a medida que los mercados confiaban más en que la vacuna podría permitir que la economía estadounidense creciera lo suficientemente rápido como para aumentar las tasas de interés.

Mientras, los precios del oro se desplomaron casi un 5% a u$s1.857,61, ya que los inversores se alejaban de la seguridad del lingote y apostaban por activos más riesgosos.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: