Equipos argentinos en busca del tiempo perdido en la Libertadores

Los equipos argentinos de Boca, River, Racing, Tigre y Defensa y Justicia libran una doble lucha, contra los contagios de covid-19 y el tiempo perdido en la preparación para su regreso a la Copa Libertadores-2020.

Un viejo adagio popular en Argentina afirma que «en la cancha se ven los ‘pingos’ (los caballos)» para saber si resultará o no una desventaja deportiva haber iniciado tarde los entrenamientos a causa de las restricciones por la pandemia.

Las infecciones no ceden y a duras penas los clubes logran que el coronavirus no haga estragos en las burbujas sanitarias donde preservan a los planteles, en un país que supera el medio millón de casos con más de 10.000 muertos.

Argentina trató en vano de que la Conmebol pasara las fechas de la Libertadores para más adelante. Perdió la moción en los escritorios. Los clubes argentinos deben presentarse a jugar el 17 de septiembre.

La situación sanitaria es tan delicada que el reinicio del fútbol local se acaba de postergar otra vez, quizás hasta finales de octubre, sin la certeza de que se juegue ni siquiera para esa época.

Argentina y Venezuela son los dos únicos países sudamericanos que no han reanudado sus ligas.

– Pesadilla en Boca –

Los ‘xeneizes’ tienen que visitar a Libertad de Paraguay por el Grupo H. El ‘Gumarelo’ está puntero con seis unidades y Boca lo escolta con cuatro.

La escuadra boquense la pasó peor que nadie. Con 28 casos de covid-19 estuvieron en jaque. La burbuja se pinchó.

El cuadro sanitario ahora mejoró y la mayoría ya volvió de la cuarentena. El DT Miguel Ángel Russo no podrá viajar por ser grupo de riesgo a raíz de haber sufrido un cáncer.

«Es una lástima que pase por esta situación porque Boca es un club importantísimo», había opinado el argentino Ramón Díaz, DT de Libertad y adversario histórico por su pertenencia al archirrival River.

El ‘Apache’ Carlos Tevez, emblema del club, se recuperó de la enfermedad. El equipo puede realizar sólo ocho prácticas mientras que los paraguayos ya llevan disputadas 10 fechas del Apertura.

«Es mucha la desventaja que tiene Boca. Lo físico tiene mucho que ver y será difícil aguantar 90 minutos sin haber hecho fútbol», dijo el ex DT ‘xeneize’ Carlos Aimar en un programa de TV.

Para colmo explotó la ‘bomba de tiempo’ en el caso del colombiano Sebastián Villa, suspendido por una causa judicial de maltrato a su pareja. El delantero dijo que se quiere ir del club cuanto antes.

– River blindado –

Los ‘millonarios’, subcampeones de la Libertadores, deben visitar a Sao Paulo, por el Grupo D, en el que todos están con tres unidades. Su blindaje sanitario funcionó bastante bien, aunque un caso de un juvenil de la reserva se detectó esta semana.

El DT Marcelo Gallardo ha conformado un grupo de 16 juveniles listos para entrar en acción en caso de súbitas bajas por la pandemia.

Antes había dado positivo el cuarto arquero y el entrenador de guardametas. River perdió al transferido colombiano Juan Fernando Quintero y al atacante Lucas Pratto por lesión.

– Más infectados –

Racing recibe a Nacional de Uruguay en su estadio El Cilindro de Avellaneda (al sur). Ambos están con seis puntos en el Grupo F.

Malas nuevas en la ‘Academia’ fueron los positivos dados por el lateral Iván Pillud y el juvenil Lucas Núñez.

El plantel venía de sufrir los contagios del lateral Alexis Soto, otros dos juveniles, el preparador físico y un kinesiólogo.

Por la emergencia de salud, los blanquicelestes tuvieron que suspender dos amistosos de preparación.

Tigre cierra el Grupo B, sin puntos, y debe viajar a Paraguay para jugar con Guaraní, con tres, en tanto el líder es Palmeiras de Brasil, con seis.

Se acaban de conocer los contagios del arquero suplente y el preparador físico. Otros cuatro casos habían obligado a suspender las prácticas, ahora reanudadas.

Defensa y Justicia también está sin puntos en el Grupo G y recibirá a Delfín de Ecuador, con uno. Santos de Brasil lidera con seis.

«Estamos con la emoción de volver a jugar pero con la incertidumbre de todo este contexto. Los equipos argentinos tenemos una desventaja en relación a la competencia y ritmo», opinó su mediocampista uruguayo Washington Camacho.

dm/sa/ol

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: