En Merlo, detuvieron a cuatro vecinos acusados de tirar al fuego a un presunto delincuente

Cuatro personas fueron detenidas acusadas de haber tirado al fuego durante una protesta barrial a un joven al que le adjudicaban robos y venta de de drogas en el barrio de la localidad de Libertad, partido de Merlo. Se trata de cuatro mayores y un menor, vecinos del supuesto delincuente.

Todos fueron capturados por efectivos de la DDI de Merlo y, mientras que el menor de edad fue alojado en el instituto cerrado Eva Perón de La Plata, los restantes están detenidos en la comisaría 1ra. de Merlo, acusados de tentativa de homicidio e incendio.

El abogado defensor de los acusados, Jorge Marcelo Rossi, dijo a Télam que sus clientes «son inocentes».

El ataque ocurrió la noche del 21 de junio en la casa de Nicolás Herrera, ubicada en la calle Marco Sastre 1.300, del barrio El Mirador, cuando varios vecinos se juntaron para hacerle un escrache ya que lo acusaban de cometer varios robos en la zona.

«Lo golpearon, lo insultaron y directamente lo prendieron fuego». Así describió un testigo el violento episodio en el que durante poco menos de una hora un grupo de vecinos intentó linchar a un pariente de uno de los dos detenidos por el crimen del colectivero Federico Rivero.

Los manifestantes rodearon la casa en la que se encontraba junto a su familia. Estaban armados con palos, piedras y botellas y le gritaban «¡asesinos!». Días después se determinó que Herrera no participó del crimen.

A raíz de la agresión, intervino la policía y los bomberos que auxiliaron a la víctima y la trasladaron al hospital Eva Perón de Merlo, donde los médicos constataron que tenía lesiones por quemaduras con compromiso de la vía área, por lo que fue derivado a un hospital platense, donde quedó internado con custodia policial hasta que días atrás huyó.

En la misma casa que residía Herrera se había realizado en 2018 un allanamiento por drogas, en el que habían sido detenidos su padre y un hermano.

El crimen del colectivero

Federico Rivero fue asesinado de un disparo cuando dos delincuentes intentaron robarle la camioneta el martes por la noche en Merlo. «Querían llevársela a toda costa, lo mataron como a un perro«, dijo Andrea, la esposa, que presenció todo.

La mujer, que había salido junto a su marido, bajó del auto para comprar en un almacén en la esquina de Sucre y Esquiú, en el barrio La Blanquita. Cuando regresaba, los dos hombres ya amenazaban a su esposo apoyados en la ventanilla.

«Habré tardado un minuto, como mucho. Primero pensé que eran amigos o vecinos del barrio que se habían acercado a saludar», contó en diálogo con TN. «Pero noté el cambio en el tono de voz, y enseguida escuché el tiro y un grito de él«, agregó.

Según el relato de su esposa, Rivero, que era chofer de la línea de colectivo 312, de la empresa La Perlita, se resistió al asalto, y lo mataron casi sin mediar palabra. «Abrieron la puerta y lo empezaron a tirar hacia afuera, lo querían sacar y robarse la camioneta a toda costa«, se lamentó. «No se pudieron llevar el auto porque yo había sacado la llave. Sino, no habría podido llevar a Federico al hospital, porque la ambulancia no aparece nunca«, aseguró.

Finalmente, los delincuentes se robaron los celulares de ambos, que estaban en el interior del vehículo, y escaparon. «Lo mataron como a un perro, y encima le pegaban patadas cuando ya estaba en el piso«, relató Andrea. «Él vivía para sus hijos, era un padre y una persona ejemplar, trabajador. No se merecía esto», agregó.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: