El viejo Tanguy y el mendigo ahogado

En París, a principios del siglo pasado, un mendigo sumido en el alcohol llevaba un cuadro bajo el brazo buscando a un entendido que le diera unos francos por él. Era un lienzo de pequeño formato que representaba la figura de un viejo de rostro risueño bajo un sombrero de fieltro marrón, con una casaca azul y las manos cruzadas en el regazo. No se sabe cómo llegó a su poder en las correrías por las tabernas de Montmartre este cuadro firmado por un tal Vincent van Gogh.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: