El Teatro Real parte del conflicto racial para abrir su nueva temporada

Si La traviata fue lo primero que sonó en el Teatro Real cuando reabrió sus puertas en julio, después de cuatro meses de silencio por el coronavirus, el coliseo madrileño vuelve ahora a confiar en otra popular ópera de Verdi para retomar su actividad después del verano. La próxima semana inaugurará su nueva temporada con el estreno de Un ballo in maschera, una producción que tuvo su estreno absoluto en 2017 en La Fenice de Venecia, con una puesta en escena que traslada la acción al contexto de las luchas raciales en EE UU y que introduce modificaciones sobre la que ideó originalmente el director Gianmaria Aliverta para adaptarla al protocolo sanitario impuesto por la pandemia. Es decir, con distancia de seguridad entre los cantantes, máscaras para los bailarines y barreras de metacrilato en el foso, entre otras medidas.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: