El sueño americano en edición limitada

La prosperidad que los años sesenta del pasado siglo llevaron a Estados Unidos quedó encapsulada en objetos como aquellos coches descapotables que circulaban por interminables autopistas jalonadas de gasolineras, símbolo terrenal del petróleo, en la publicidad floreciente y omnipresente en todos los hogares, en una capacidad adquisitiva, para muchos, cada vez más elevada. Como reflejo de su tiempo, el arte se hizo eco de aquellos cambios, cargados no solo de la voracidad consumista, sino también de un poderoso trasfondo político e ideológico que ha marcado el devenir de la contemporaneidad en todo el planeta. Como reflejo de su tiempo, el arte se hizo eco de aquellos cambios, cargados no solo de la voracidad consumista, sino también de un poderoso trasfondo político e ideológico que ha marcado el devenir de la contemporaneidad en todo el planeta.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: