El S&P Merval cerró con leve alza, estimulado por los dólares financieros; bajó riesgo país

Después de operar en terreno negativo durante casi toda la rueda, el índice bursátil S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) «salvó la ropa» en los instantes finales de jornada y cerró con un avance del 0,3% a 42.196,88 unidades.

Las subas más relevantes de la jornada las lideraron los papeles de Central Puerto (+3,3%); de Aluar (+2,8%); y Grupo Supervielle (+2,7%).

Mientras tanto, los ADRs de empresas argentinas que cotizan en Wall Street registraron mayoría de caídas. En ese sentido, las acciones de IRSA encabezaron las pérdidas, al ceder un 6,3%. El podio negativo lo completaron BBVA (-4,2%); y Despegar (-3,7%). Del lado de las subas, por el contrario, aparecieron los activos de IRSA Propiedades Comerciales (+5,1%); del Grupo Supervielle (+2,9%); y de Central Puerto (+2,4%).

«Los activos locales volvieron a evidenciar una mayor cautela, tras algunos rebotes técnicos recientes, ya que los operadores no abandonan sus posturas defensivas ante un clima de desconfianza donde se esperan más amigables señales políticas y económicas», señalo un analista.

Agentes del mercado dicen que se esperan nuevas medidas que puedan frenar el continuo drenaje de reservas, ya que la dinámica se acentuaría tras la reactivación operativa -hoy ya muy limitada- del dólar ahorro en los primeros días de octubre.

«El Gobierno estaría trabajando en un ‘plan para aguantar’ hasta que ingresen los dólares de la próxima cosecha gruesa. La delicada situación de las relaciones internacionales obliga a considerar todas las opciones, tales como son activar el ‘swap’ con China, (o) hacer un ‘repo’ con bancos internacionales con garantía de los nuevos bonos en dólares recibidos», dijeron desde Delphos Investment.

Otras opciones serían «bajar las retenciones (al campo) al 20% para acelerar la liquidación de divisas en esta época estacionalmente complicada, y hasta subir la tasa de interés de referencia para hacer más atractivas las colocaciones en pesos y que se ubique sustancialmente por encima de la tasa de devaluación».

A la espera de la misión del FMI, confirmada para la próxima semana, el mercado espera conocer también algún indicio positivo de las negociaciones, mientras se sigue con atención la dinámica de las alicaídas reservas del Banco Central.

El Gobierno se apresta a renegociar un acuerdo por un crédito de unos 44.000 millones que firmó en 2018 con el Fondo, tras finalizar un exitoso canje de deuda por unos 100.000 millones de dólares.

A grandes rasgos, las opciones que se barajan para llegar a un nuevo acuerdo son dos: la firma de un nuevo «stand-by» que le permitiría al país empezar a pagar desde 2024 a cambio de un compromiso en materia fiscal o, en cambio, acordar un plan de facilidad extendidas («EFF»), que sería más laxo en los plazos pero más riguroso en los condicionamientos hacia el plan económico del Gobierno.

En la plaza no cayó muy bien la confirmación de nuevas restricciones al mercado cambiario, esta vez, para las personas que cobren o hayan cobrado parte de su sueldo mediante el ATP (programa de ayuda estatal). Si bien ya estaba en la norma quedaba abierto a interpretación, cosa que el BCRA se encargó de aclarar este martes. «Las restricciones siguen aumentando y esto genera tensión en el mercado ya que las expectativas de que se sigan tomando este tipo de medidas aumenta y eso repercute negativamente en el precio de los activos argentinos», comentó Joaquín Candia de Rava.

En lo externo, por su parte, la agenda financiera tiene el foco puesto en el debate presidencial en Estados Unidos, entre Donald Trump y Joe Biden. En ese marco, Wall Street cerró a la baja, cortando una racha positiva de tres sesiones seguidas, ante una toma de ganancias.

«El debate presidencial de esta noche tiene el potencial de mover los mercados y los inversores no están dispuestos a tomar posiciones importantes antes de eso», dijo Dave Carter, jefe de inversiones de Lenox Wealth Advisors en Nueva York. «En este momento, los mercados están conducidos por los eventos en Washington, sea el estímulo fiscal o la elección presidencial».

De este modo, los tres principales índices perdieron terreno y cedieron hasta 0,5%. En un cambio respecto de la jornada previa, los líderes del mercado Apple, Microsoft y Amazon.com fueron los que más presión ejercieron sobre el S&P 500 y el Nasdaq.

Bonos y riesgo país

En el segmento de la renta fija, los principales bonos soberanos en dólares finalizaron con una baja promedio del 0,3%, donde el Bonar 2030, como referente del mercado cayó un 0,3%.

«Los títulos emitidos en moneda extranjera parece que aún no encuentran piso aunque los precios que se están manejando son muy bajos para un país que acaba de reestructurar su deuda», remarcó Candia.

Por su parte, el riesgo país argentino cayó 0,5% a 1.333 puntos básicos, tras operar en alza gran parte de la sesión.

El Gobierno abonará el miércoles el cupón de interés de los títulos Par en dólares y euros, como «paso adicional en la agenda de tranquilizar la economía argentina y continuar en la senda de la normalización económico-financiera», informó el Ministerio de Economía el lunes al cierre de los mercados.

Por último, la calificadora de riesgos Moody’s afirmó sus notas de empresas no financieras de Argentina y cambió su perspectiva a estable.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: