El militante del mortero llega extraditado desde Uruguay

El militante de izquierda Sebastián Romero, acusado de disparar un mortero durante una marcha contra la reforma previsional el 18 de diciembre de 2017, llegó al país extraditado desde Uruguay, tras permanecer dos años prófugo de la justicia argentina.

El detenido aterrizó cerca de las 15 en el aeropuerto internacional de Ezeiza y desde allí fue trasladado a una dependencia policial a la espera de ser indagado en forma remota por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral.

Romero fue declarado prófugo en la causa que investigó los incidentes en el Congreso de la Nación durante una protesta contra la reforma judicial que impulsaba el macrismo.

Fue el juez federal Sergio Torres quien ordenó su captura nacional e internacional pero, al ser nombrado en la Suprema Corte de Justicia bonaerense, el juzgado fue subrogado por Canicoba Corral.

Romero, acusado de «intimidación pública, daño, lesiones y resistencia a la autoridad«, deberá cumplir 15 días de aislamiento como medida de prevención frente al COVID-19, confirmó a Télam su abogado, Martín Alderete.

Así buscaban a Sebastián Romero. (Créditos: Twitter @PFAOficial)
Así buscaban a Sebastián Romero. (Créditos: Twitter @PFAOficial)

Según el abogado, debido a las medidas por la pandemia de coronavirus, Romero «no puede estar en contacto con otros detenidos, pero estará en alguna dependencia de alguna fuerza de seguridad que le permita estar aislado».

«Va a prestar declaración, entiendo que entre viernes y sábado. Allí veremos cuál es la acusación específica y concreta que se realiza, y a partir de eso haremos los planteos que le corresponden», indicó.

Romero fue atrapado por Interpol el 30 de mayo pasado, cerca del Chui, en la frontera entre Uruguay y Brasil. Estaba solo y sin rastas y creen que contaba con asistencia económica.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: