El intendente de Zárate, ante las acusaciones por la supuesta «cuasimoneda»: «No tiene circulación»

El municipio de Zárate se vio envuelto en una polémica en las últimas horas debido a que comenzará a funcionar un instrumento recordó a las cuasimonedas. Se trata de «estampillas» que repartirá la municipalidad y se utilizarán para comprar alimentos. «No tienen circulación», explicó el intendente Osvaldo Cáffaro.

«Es parte del programa ‘Huella Solidaria‘», detalló el funcionario en diálogo con TN. «Es una herramienta de compensación de tasas por alimentos», aclaró.

Consiste en un instrumento que la Comuna utilizará para «canjear» deudas que mantienen comercios de la zona con el municipio. «Lo que hacemos es firmar un acuerdo en función del monto que deben negocios como almacenes, verdulerías, mercados y negocios de artículos de limpieza, a los que no les podemos cobrar ahora, porque no se puede iniciar acciones legales», explicó Caffaro.

Los que reciban las estampillas podrán comprar alimentos y artículos de primera necesidad, y serán facturados a nombre del municipio. El comerciante presentará las facturas y las estampillas, y el valor será tomado a cuenta de deudas tributarias.

Según apuntó el intendente, estos instrumentos se otorgarán a los vecinos como parte de las acciones que involucra el programa de emergencia llevado adelante por la pandemia de coronavirus. «Este sería un complemento a las acciones de ayuda alimentaria municipales», agregó.

Las estampillas, que equivalen a $100 cada una, solo tendrán validez para canjearla el comerciante con el municipio: no puede utilizarse como moneda. «Para evitar falsificaciones también hicimos un convenio con la Universidad de Buenos Aires (UBA), y las imprimió su editorial, Eudeba, bajo medidas de seguridad», concluyó.

Duros cuestionamientos

Luego de la publicación de la medida en el Boletín Oficial municipal, el programa recibió críticas debido a que el funcionamiento recordaba al de las cuasimonedas, que funcionaron en distintas épocas en la historia del país.

«Es una letra de cambio, tiene valor nominal, es al portador. Es muy riesgoso porque tendría circulación y funcionaría como una cuasimoneda. «Además, si lo hace un municipio, lo van a hacer todos», había señalado Marcelo Matzkin, presidente del bloque de concejales de Juntos por el Cambio, en declaraciones a Clarín.

Desde la oposición temen que se trate de futuros «papeles al portador», o que pierda valor cuando empiece a circular y genere un «mercado paralelo».

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: